Douglas Hernández, editor de www.fuerzasmilitares.org en compañía del señor Luis Torres de Navistar. Detrás el SOTV.www.fuerzasmilitares.org.- Al ingresar a uno de los pabellones dimos de frente con el stand de Navistar Defense, y en él había dos hermosos vehículos, a un lado una camioneta blindada que por su apariencia debía ser para Fuerzas Especiales, y al otro lado un camión típicamente militar, ambos vehículos estaban pintados de color arena. Al frente del stand había un mostrador con algunas miniaturas de otros vehículos diseñados y fabricados por la compañía, y en la pared de fondo del stand una línea del tiempo, en donde se mostraban los diferentes hitos que habían marcado la historia de esta prestigiosa empresa.

Nos atendió el señor Luís Torres, quien es el Regional Director Latin America Business Development de Navistar Defense, una persona de origen latino que con mucha amabilidad nos proporcionó toda la información que solicitamos. En principio nos aclaró algunos detalles que nos eran desconocidos, como por ejemplo que Navistar es una empresa estadounidense dedicada a producir camiones y motores de la marca International, que esta empresa tiene una división dedicada a la producción de vehículos militares llamada Navistar Defense, y que Navitrans era la empresa colombiana que representaba comercialmente a Navistar en Colombia.

Al preguntarle sobre los vehículos en exposición, nos  señaló que la camioneta era la propuesta de Navistar a una licitación de las Fuerzas Armadas Estadounidenses por un “Vehículo de Gran Movilidad Terrestre”, pensado para dotar a las unidades de Fuerzas Especiales. La necesidad es por unos 600 vehículos.

La camioneta, denominada “Vehículo Táctico de Operaciones Especiales” – SOTV (por sus siglas en inglés), cuenta con una cabina integral modular monocasco, con blindaje en los 360º, el resto del vehículo se construyó en torno a esa cabina. El tren motriz se soporta en una estructura tubular, el motor es un V8 Diesel 325. Posee suspensión independiente, alta movilidad a campo través, dirección hidráulica y aire acondicionado.

El SOTV posee los acoples para recibir hasta 20 antenas de diferentes tipos, lo que le convierte en un eficiente centro de comunicaciones sobre el campo de batalla, facilitando las labores de inteligencia táctica de las unidades de Fuerzas Especiales. Por su forma y características, el vehículo puede ser disfrazado como una camioneta Toyota, común en cualquier parte del mundo. Mimetizándose de esta manera frente a los ojos del enemigo.

El vehículo posee una torreta para ametralladora .50, pudiéndose acoplar otras armas de acuerdo a las necesidades del cliente. Es completamente “customizable”, y las partes, repuestos y suministros, se pueden comprar en el mercado civil, pues son de la marca comercial International.

Junto al SOTV también se presentó un camión multipropósito, sin embargo no despertó tanto interés en el público asistente a la feria como el vehículo para Fuerzas Especiales. Seguramente también tenía características sobresalientes, pero nosotros mismos sucumbimos al encanto del SOTV y no preguntamos nada sobre ese magnifico camión.

Para finalizar, hay que destacar el  éxito comercial que ha tenido Navistar, que en los últimos 8 años ha colocado en 26 países del mundo unos 34.000 vehículos militares, incluyendo 9.000 del modelo MaxxPro resistente a las minas (MRAP), usados por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y los países que le apoyan, en Irak y Afganistan. De donde han salido nuevos aprendizajes y retos que han conducido al perfeccionamiento de los vehículos militares de Navistar, incorporando nuevas soluciones tecnológicas. De ahí la expectativa que genera el SOTV.

Agradecimiento especial al señor Luís Torres por su tiempo y atenciones.

Prensa de www.fuerzasmilitares.org