Juanita Rodríguez Kattahwww.fuerzasmilitares.org (24OCT2014).- La innovación revoluciona los procesos que antes se adelantaban de manera tradicional, y genera mejoras sustanciales en los niveles estratégico, operacional y táctico. Nuestro compromiso es asentar un modelo tecnológico, que con posteridad, pueda tener aplicación dual y que repercuta en la consolidación del país como un referente en ciencia y tecnología. 

La innovación y el desarrollo tecnológico han sido de gran importancia para los planes estratégicos de las Fuerzas Militares y de Policía en Colombia. La implementación de sistemas de información, comando y control, el gran avance en el campo de las comunicaciones y el perfeccionamiento de los sistemas de defensa empleados en combate pueden evaluarse a partir de los supuestos teóricos-estratégicos de Andrew Marshall, ex-director de la Oficina de Asesoramiento de la Oficina del Secretario de Defensa de los Estados Unidos, cuyo aporte se basa en analizar el impacto de los adelantos tecnológicos y científicos en el éxito de las operaciones militares en tiempos de paz y guerra.

De tal forma surgió la aproximación al tema de la Revolución en los Asuntos Militares, (RMA, por sus siglas en inglés) que determina que existe "[…] un cambio mayor en la naturaleza de la guerra, que es a su vez provocado por la innovadora aplicación de nuevas tecnologías que al combinarse con profundos cambios en la doctrina militar y en los conceptos operacionales y organizacionales, alteran de modo fundamental el carácter y la conducción de las operaciones militares"[1]demostrando que en la actualidad, la efectividad de cada una de las Fuerzas se encuentra ligada a estos condicionamientos.

Este soporte permite evaluar de qué manera el incremento del potencial y de las capacidades de las Fuerzas Militares tiene sus bases en el desarrollo de nuevas tecnologías para la defensa, razón por la que la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (CTeI) se constituye en un objetivo de primer orden en la agenda del Ministerio de Defensa Nacional.

En esta medida, se ha incrementado en forma progresiva la tendencia en la que los desarrollos militares son fuertemente aprovechados para usos civiles, posibilitando para ambos sectores tanto el desarrollo y adquisición de equipos de uso compartido, como la asimilación de tecnologías críticas a menores costos.

Siguiendo esta pauta, la investigación con fines militares ha ido adquiriendo un papel estratégico para mejorar la capacidad de proyección y el sostenimiento del pie de fuerza, por lo que el Sector Defensa (SD) juega un rol relevante, al integrar todos los procesos que fortalezcan las capacidades operacionales del Estado en el camino hacia la independencia estratégica y tecnológica.

En este escenario, la CTeI juega un papel fundamental, pues es la llamada a permitir que cada vez se vaya “más alto, más rápido, más lejos y con más potencia y que, además, nos permite disponer de los elementos de mando y control adecuados, adquirir la información necesaria para operar eficazmente, no causar daños innecesarios”[2], razón por la cual el proceso de modernización de las Fuerzas trae consigo una apuesta por la innovación y el desarrollo tecnológico.

Ciencia, Tecnología e Innovación en el Ministerio de Defensa

En los últimos años la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Defensa Nacional le ha apuntado a objetivos visibles que demuestren el ingenio de las Fuerzas, su capacidad de desarrollo tecnológico y la proyección tecnológica del sector.

Esto sustenta cómo “la autosuficiencia como principio rector de esta política busca generar procesos que permitirán al SD y al país acumular una base de conocimiento científico y tecnológico. Esta base llevará como consecuencia, a reducir la dependencia del sector de actores extranjeros en áreas estratégicas”[3].

Planes Estratégicos de Ciencia, Tecnología e Innovación 

La gestión y administración de la CTeI, el fomento de la innovación, la generación de conocimiento mediante la investigación y el desarrollo tecnológico, y la utilización de dicho conocimiento en procesos de innovación y de producción permite alcanzar los objetivos misionales y sociales de la Fuerza Pública y del sector en su conjunto, en la medida en que se generen nuevos prototipos funcionales que cuenten con la propiedad de ser fácilmente escalables por la industria nacionaly que permitan, a su vez, la sostenibilidad e independencia estratégica del sector y la posibilidad de aplicarla al ámbito civil.

Cada plan estratégico se concentra en una necesidad específica dentro de los roles y misiones de las Fuerzas, las cuales han venido desarrollando proyectos ambiciosos y de suma importancia para llevar a cabo sus operaciones. Así, la Armada Nacional, de la mano de Cotecmar, se propuso desarrollar una fragata 100% colombiana para el año 2025 aprovechando las capacidades adquiridas con el desarrollo de la Patrullera de Apoyo Fluvial, el sistema de armas barracuda, la fabricación de las OPV y el apoyo del clúster de empresas metalmecánicas.

Por su parte, la Fuerza Aérea Colombiana se encuentra trabajando en el desarrollo de un sistema de visualización, mando y control de radares, que ya se implementó y que tiene varias empresas internacionales interesadas en su licenciamiento.

El Ejército y la Policía Nacional hacen parte de un piloto que está desarrollando la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Defensa para licenciar y transferir la tecnología incorporada a una camilla para la rápida atención de los heridos en combate (EJC), una barra de luces para las patrullas que permite la filmación de los operativos y un cono lumínico que procesa y reserva energía solar para operaciones nocturnas (PONAL) y cuya intención es que sea fabricada en el sector privado.

Ambas instituciones ya cuentan con sus respectivas patentes de modelo de utilidad, por lo que en alianza con INN-pulsa[4]estamos llevando estos desarrollos hacia la aplicación civil.     

Apuestas sectoriales o programas estratégicos

Los programas de desarrollo tecnológico que propenden por la autosuficiencia e independencia del sector en tecnologías críticas son denominados Apuestas Sectoriales o Programas Estratégicos. Así, la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Defensa Nacional gerencia los programas cuya  tecnología atienda a una necesidad operacional de alguna de las Fuerzas, tenga aplicación transversal en todas ellas (que les reporte beneficios a todas), que los proyectos que se deriven de la apuesta identificada sean financiera y técnicamente auto-sostenibles, y, que las tecnologías a desarrollar tengan un uso dual hacia el campo civil.

Una vez que en todo sentido se comprueba la viabilidad de la Apuesta, en compañía de expertos de las Fuerzas se elabora la Hoja de Ruta Tecnológica realizando una identificación de tecnologías que se priorizan para su apropiación y desarrollo. Esto implica conocer la situación actual de las capacidades del sector, el futuro deseado, las barreras tecnológicas que puedan presentarse y las soluciones ante las mismas.

Las primeras hojas de ruta que se elaboraron se describen a continuación, en el orden seguido.

Modelación y simulación

Busca generar capacidades de escenarios virtuales para el entrenamiento táctico operacional de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional. Para el 2018, Colombia será autosuficiente en el desarrollo de simuladores de talla mundial de cualquier aeronave, equipo militar o maquinaria de cualquier sector.

Esta Apuesta cuenta con financiación del Ministerio de Defensa Nacional y del Municipio de Villavicencio, ciudad que busca generar una nueva vocación tecnológica e industrial.

Esta Apuesta empezó con el desarrollo de simuladores tácticos operacionales, utilizando modelación y simulación estática y, hoy por hoy, la Corporación de Alta Tecnología para la Defensa -CODALTEC- está en el proceso de investigación para desarrollar simuladores con movimiento, próxima tecnología definida en la hoja de ruta.

Bajo esta Apuesta se entregó el primer simulador de una aeronave remotamente tripulada- SIMART® y un simulador del vehículo blindado de transporte de tropa ligero con torreta de tiro diseñado y construido según las necesidades tácticas del Ejército Nacional. En marzo de 2014, se entregará a la Fuerza Aérea Colombiana,  un simulador para avión monomotor tipo regional/utilitario turbohélice de corto alcance.

Sensores

Busca que en Colombia se desarrolle el conocimiento y las capacidades para construir sistemas que permitan el desarrollo de tecnologías orientadas a cubrir las necesidades transversales de las Fuerzas, en las áreas de vigilancia y control del territorio nacional. De igual forma, se busca generar la aplicación dual de la tecnología apropiada por el Sector Defensa para apoyar el sector civil en temas como meteorología, atención de desastres, sector petrolero, entre otros.

Dentro de esta Apuesta se busca apoyar a las Fuerzas Armadas en la simulación de diferentes tipos de vehículos terrestres y aéreos, tripulados y no tripulados, por lo que estamos desarrollando Objetos Virtuales de Aprendizaje (OVA) y Computer Based Training (CBT) en nuestro proceso de incorporar Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para la Defensa.

Actualmente, está en implementación el “Proyecto Radar”, que permitirá adquirir capacidades en diseño, desarrollo y producción de un prototipo de radar de corto alcance que cubra las necesidades de las Fuerzas, en el área de vigilancia y detección temprana. Para su desarrollo se contará con la transferencia tecnológica de un gobierno extranjero.

Este proyecto será desarrollado por un equipo de 20 ingenieros colombianos entre uniformados y civiles, con el apoyo del Ministerio de Defensa Nacional, la Gobernación del Meta, la Alcaldía de Villavicencio y Ecopetrol, bajo el proyecto “Fortalecimiento a la capacidad de las Fuerzas Militares”.

Corporación de Alta Tecnología para la Defensa

Tanto la Apuesta de Modelación y Simulación como la de Sensores, están siendo desarrolladas por la Corporación de Alta Tecnología para la Defensa, entidad sin ánimo de lucro creada por el Ministerio de Defensa Nacional, cuyo objetivo es el desarrollo de las apuestas en áreas de electrónica y desarrollo de software, así como el apoyo de la gestión tecnológica de los proyectos de las Fuerzas que así lo requieran.

De este modo, CODALTEC busca gestionar la disminución de la brecha tecnológica del Sector Defensa en el país, proveyendo soluciones de tecnología para la industria. Esto ha motivado un gran ejercicio para integrar los sectores productivos público y privado con el fin de fortalecer la producción tecnológica nacional y territorial.

Adicionalmente, la Corporación de Alta Tecnología para la Defensa trabaja de la mano de las empresas privadas que conforman la base industrial de defensa, aprovechando sus capacidades e integrándolas. Un ejemplo de ello, es la Apuesta de Simulación que, para el desarrollo de sus simuladores, realizó alianzas estratégicas con empresas nacionales reconocidas en este medio como Kirvit, Antares y Palcort, para el desarrollo de las cabinas y demás piezas necesarias para los simuladores antes mencionados.

Con la creación de CODALTEC, se realizó la mayor apuesta humana en el departamento del Meta para el desarrollo de tecnología de Defensa, con la generación de 38 empleos calificados para profesionales metenses de las más altas calidades, de los cuáles 33 hacen parte del Programa de Modelación y Simulación y cinco del programa de Sensores.

Conclusiones

La Ciencia, la Tecnología y la Innovación en el Sector Defensa tienen como función apoyar los Planes Espada de Honor de las Fuerzas Militares y la Estrategia Corazón Verde de la Policía Nacional; es decir, la misión constitucional de las Fuerza Pública.

En ese sentido, se han diseñado las Apuestas Sectoriales o Programas Estratégicos y de la misma manera los Planes Estratégicos de las Fuerzas en la materia.

Este es el lineamiento de los proyectos que desarrollan las empresas del GSED.  Pero más allá, el sector está dando un paso, hasta ahora no recorrido. Se trata de  licenciar tecnología desarrollada dentro de las Fuerzas para que sea escalada a nivel industrial a través de la base industrial de defensa nacional.

Este primer paso permitirá, no sólo que las Fuerzas puedan aprovechar las soluciones generadas, sino atraer regalías que permitan seguir desarrollando proyectos de Ciencia, Tecnología e Innovación dentro del sector.

Este ejercicio permitirá, a su vez, que la tecnología militar se derive en soluciones para el ámbito civil y con ello se apoyará el desarrollo nacional de manera general.

 

Juanita Rodríguez Kattah. Directora de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Defensa Nacional desde agosto de 2010. Es abogada de la Universidad de los Andes, con estudios en derecho de los negocios internacionales y en derecho aplicable a la conducción de las hostilidades. Anteriormente, estuvo a cargo del diseño, redacción y desarrollo de la política sectorial de Offset y tiene experiencia de más de 7 años en reconocidas firmas de abogados nacionales y en la Oficina del Alto Comisionado para la Paz de la Presidencia de la República.

 

[1]Watts, Barry D. The Maturing Revolution in Military Affairs. Washington D.C.: 2011.

[2]Reino de España. Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional. CESEDEN. Monografías del CESEDEN, XII Jornadas Universidad Complutense de Madrid. “Investigación, Desarrollo e Innovación en la Seguridad y la Defensa”.   [3]Dirección de Gestión de la Información y Tecnología, Política de Ciencia, Tecnología e Innovación del Sector Defensa y Seguridad, pág. 3 – 4, octubre de 2011.

[4]INN-pulsa Colombia es la unidad del Gobierno Nacional creada para promover la innovación empresarial y el emprendimiento dinámico como motores para la competitividad y el desarrollo regional.

 

Autor: Juanita Rodríguez Kattah. Tomado de acis.org.co el 24/10/2014