Calima T-90 en Expodefensa. Foto de Daniel Medina.www.fuerzasmilitares.org (03NOV2014).- A muchos de los colombianos interesados en el sector de la seguridad y la defensa, nos llena de preocupación el futuro del Proyecto Calima T-90, al haberse cumplido el requerimiento de la Fuerza Aérea Colombiana por 25 aviones -mismos que serán usados en el entrenamiento básico de sus futuros pilotos-, y no tener otro pedido en este momento.

Suponemos que al no haber ningún otro pedido es posible que el know how adquirido se pierda, se desmantele la línea de producción y el equipo de trabajo se disuelva. Lo que no sería extraño en un país donde ocurren las cosas más inverosímiles, como develar placas en homenaje a los piratas que intentaron tomarse a Cartagena de Indias. Si no lo sabía este es el texto de la placa develada en Cartagena por el Principe Carlos de Inglaterra y las autoridades locales: "Esta placa fue develada por sus altezas reales el Príncipe de Gales y su esposa la Duquesa de Cornualles, en memoria al valor y sufrimiento de todos los que murieron en combate intentando tomar la ciudad y el Fuerte de San Felipe bajo el mando del almirante Edward Vernon en Cartagena de Indias en 1741", bajo esa lógica terminaremos haciéndoles placas conmemorativas a los pobres narcoterroristas que murieron en las tomas de Miraflores, Mitú, Las Delicias, Patscoy, Puerto Rico, etc...

En fin, como en Colombia pasan las cosas que en ninguna otra parte nisiquiera pensarían, era probable que el Proyecto Calima simplemente se desvaneciera. Sin embargo, y afortunadamente, no será así. En el marco de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad - Expodefensa, logramos indagar valiosa información entre funcionarios de la CIAC y oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana. Esto fue lo que nos contaron:

Existe la voluntad política de continuar con el proyecto y fortalecerlo.

Se está fabricando el avión N° 26, con la intencióon de que sea un demostrador para ventas internacionales.

El avión 26 tendrá matrícula civil (HK), y estará certificado para aviación civil (la certificación militar ya la tenemos). Al parecer lograr la certificación para aviación civil es muy costoso.

En la nueva fase, los aviones incorporarán aun más mejoras, fundamentalmente en aerodinámica y propulsión, pues la aviónica es de vanguardia. Se estudia un tren de aterrizaje retráctil.

Se ha firmado un acuerdo por cinco años con la prestigiosa empresa Gulf Coast Avionics para el suministro de los equipos que sean requeridos en ese lapso. Este acuerdo es revelador del optimismo de los involucrados en el proyecto. Optimismo que se fundamenta principalmente en cuatro hechos:

a) Varios países se han mostrado interesados en el Calima T-90, para dotar a sus Fuerzas Aéreas.

b) Existe un mercado importante en el sector privado a nivel mundial, en el que este tipo de aeronaves tendría acogida.

b) El Ejército Nacional de Colombia está adelantando un estudio para la adquisición de aviones de entrenamiento y por economía, interoperatividad, eficiencia y sentido común, se espera que sea el Calima T-90 el seleccionado.

c) Estamos en un proceso internacional en el seno de UNASUR para dotar a los socios de una aeronave de entrenamiento estandarizada, y mientras los demás solo tienen prototipos o planos, nosotros tenemos una aeronave de vanguardia, operando con una fuerza aérea moderna y dinámica, en la que los aviones suman más de 3.000 horas de vuelo eficiente y seguro.

Con todo lo anterior, podemos estar optimistas: el Proyecto Calima sigue adelante, fortalecido y con grandes expectativas.

Muchas gracias a quienes hacen parte de esa iniciativa, y mil felicitaciones a nombre de www.fuerzasmilitares.org