Primer vuelo del L-39NG
Primer vuelo del prototipo con tecnología L-39NG. Septiembre de 2015. © AERO Vodochody AEROSPACE

¡La leyenda L-39 continúa!

Desde 1934 la sociedad OMNIPOL es un proveedor fiable a escala global de sistemas y servicios de protección y seguridad, con suministros a más de 60 países en todo el mundo. Desde su nacimiento hasta la actualidad Omnipol ha suministrado a sus clientes, principalmente fuerzas armadas, más de 9000 aviones de uso civil, militar y de entrenamiento, además de otros muchos productos. De este número, 5750 unidades son aviones a reacción de entrenamiento. Es lógico, por tanto, que OMNIPOL se convirtiera en 2015 en el vendedor asociado estratégico de la sociedad AERO Vodochody AEROSPACE para el proyecto de una nueva aeronave de entrenamiento L-39NG.

AERO Vodochody AEROSPACE

La sociedad AERO Vodochody fue fundada en 1919 y es uno de los fabricantes de aviones de mayor antigüedad en el mundo. En sus casi cien años de historia ha fabricado más de 11.000 aviones. Esta cantidad incluye más de 6.000 aviones a reacción de entrenamiento de construcción propia (modelos L-29, L-39, L-59, L-139, L-159) y aeronaves de combate y de combate-entrenamiento fabricadas bajo licencia, como son los MiG-15, MiG-19 y MiG-21. Gracias a ello, AERO es el mayor fabricante de aviones a reacción de entrenamiento del mundo y un socio estable para numerosas fuerzas aéreas militares en los cinco continentes. AERO Vodochody AEROSPACE es en la actualidad el mayor fabricante aéreo en la región de Europa Central y se dedica al desarrollo y la producción de aviones civiles y militares. En lo que respecta a la aviación civil, AERO colabora estrechamente en un amplio número de proyectos de producción y construcción con los mayores fabricantes de aviones (Airbus, Boeing, Embraer, Sikorsky, etc.).

Proyecto L-39NG

El proyecto más actual es el desarrollo de la nueva aeronave de entrenamiento L-39NG. La marca NG significa Next Generation y expresa la finalidad de este avión, es decir sustituir las aeronaves más antiguas de entrenamiento y de guerra ligeras que forman parte actualmente de los parques aéreos militares de muchos países. Y no tienen por qué ser solo usuarios del L-39.

El avión L-39NG parte de la amplia experiencia y el know-how del fabricante AERO, no solo en lo que al desarrollo y la construcción de aviones propios respecta, sino también de la capacidad singular de integración de, por ejemplo, sistemas aviónicos o motores de diferentes diseños (los llamados "del Este" y "Occidentales") en aviones de la serie L-39. Gracias a ello, el diseño del L-39NG es adecuado para una amplia gama de usuarios, incluyendo parques aéreos con una flota mixta de modelos aéreos del Este y Occidentales.

El L-39NG está pensado en su acabado básico como un modelo de entrenamiento tanto para fuerzas aéreas más pequeñas que entrenan ellas solas a sus pilotos y no quieren introducir sistemas de entrenamiento costosos, como para clientes más exigentes con una amplia flota de modelos de combate, donde el avión es capaz de cumplir un programa de entrenamiento completo. Para papeles secundarios, el L-39NG dispondrá de sistemas que permiten llevar a cabo tareas de combate, patrulla y reconocimiento.

El proyecto L-39NG ofrece una alternativa al brusco incremento de costes de adquisición y funcionamiento de los nuevos aviones de entrenamiento que, en lo que a rendimiento respecta, se acercan a la categoría de aviones de combate supersónicos con amplias posibilidades de combate, si bien con los costes de adquisición y funcionamiento correspondientes. La filosofía básica del avión es realizar un entrenamiento básico, de continuación, avanzado y LIFT en un único avión de entrenamiento que sea moderno y cuyo manejo básico sea cuanto más parecido posible a un avión de combate. Gracias a ello la transición de los pilotos desde el avión para entrenamiento avanzado y LIFT (por ejemplo el L-39NG) a un avión de combate es muy sencilla, y en comparación con el entrenamiento de continuación en los aviones de combate (incluso los ligeros) considerablemente más barato. Sin embargo se conservará en todo momento la alta efectividad del entrenamiento.

El avión L-39NG parte aerodinámicamente de su predecesor, el L-39. Se trata, sin embargo, de un avión moderno totalmente nuevo en lo que a la construcción y sus funciones respecta. Utiliza tecnologías ampliamente probadas y avanzadas con el fin de garantizar la máxima seguridad y la efectividad del entrenamiento aéreo, manteniendo al mismo tiempo los costes de adquisición y funcionamiento a unos niveles aceptables. Esta circunstancia permite satisfacer a aquellos usuarios que requieren un muy reducido número de aviones. Las ventajas principales de este avión son, principalmente, un motor moderno y resistente, una aviónica avanzada y un sistema de asistencia simulada.

  • La unidad de propulsión, un motor de reacción doble Williams F44-4M, destaca por diversas características. Además del diseño modular que simplifica considerablemente su mantenimiento, posee una excelente aceleración, regulación digital electrónica de doble canal de categoría FADEC (Full-Authority Digital Electronic Control) y un menor consumo de combustible en comparación con los motores a reacción de aviones de entrenamiento más antiguos.
  • El sistema de combustible con los depósitos en el interior del ala permitirá el relleno central a presión, una característica que no puede faltar en los aviones modernos. Gracias al gran volumen de combustible, el L-39NG ofrece una amplia autonomía de vuelo mediante el uso de combustible interno comparable a los modelos con turbohélice, mientras que para prolongar dicha autonomía es posible utilizar depósitos de combustible adicionales.
  • El equipamiento aviónico está formado por un sistema aviónico digital encargado de la función de cálculos de navegación y medición, visualización de comunicaciones e identificación. El diseño del sistema aviónico es abierto y permitirá la adaptación a las necesidades concretas del cliente. La interfaz hombre - máquina, sin embargo, continuará estando formada por elementos típicos para aviones de combate, es decir una pantalla transparente (HUD), una pantalla multifuncional (MFD) y un sistema de control de filosofía HOTAS.
  • El asiento con parámetros 0-0, junto con la cubierta de una sola pieza de la cabina, incrementa la seguridad del vuelo, proporcionando principalmente una muy buena visualización desde la cabina, así como una mayor resistencia al impacto de aves. El asiento de eyección permite la protección de la tripulación en todo el ámbito del envolvente de vuelo del avión.
  • Igualmente formará parte de los aviones suministrados un moderno sistema de simuladores para familiarizarse con las funciones del avión y conocer los elementos básicos y avanzados del pilotaje. Ofrecerá igualmente un "entrenamiento terrestre" de los pilotos hasta el nivel de entrenamiento táctico en forma de interconexión de los simuladores del usuario con la central táctica de entrenamiento del fabricante.

 

Proyecto y actualidad

El desarrollo del L-39NG transcurre en dos fases. La primera fase representa la integración del motor FJ44-4M, de la nueva aviónica, de los componentes de a bordo y de algunas mejoras aerodinámicas en la estructura del L-39 actual. El objetivo es la verificación en vuelo del rendimiento de los elementos anteriormente descritos y la finalización de su integración, así como la verificación práctica de algunas mejoras en la estructura. La utilización de la estructura actual del L-39 permite reducir el rango de ensayos y minimizar los riesgos de desarrollo. En septiembre de 2015 se llevó a cabo con éxito el vuelo de una aeronave en pruebas dotada de estas mejoras tecnológicas. La segunda fase de desarrollo del avión incluye ya la construcción del prototipo completo del L-39NG, incluyendo todas las mejoras previstas. El primer vuelo de este prototipo debería llevarse a cabo en 2017 e inmediatamente después se iniciará su producción en serie. Las primeras aeronaves deberían empezar a suministrase en 2018.

Conclusión

En la actualidad, es absolutamente normal que las estructuras existentes probadas durante años continúen en uso con ciertas mejoras, incluso cuando superan varias veces la vida útil originalmente prevista. Los aviones L-39 Albatros han probado de manera más que suficiente su eficacia como aeronaves de entrenamiento y de combate ligero en varios continentes y en diferentes condiciones climáticas. Sus usuarios poseen un considerable interés en un sucesor directo que conserve las propiedades del Albatros original y las cumplimente con los sistemas actuales. Gracias a que durante el desarrollo y la construcción del L-39NG se utiliza una técnica y procedimientos modernos estandarizados y certificados, será posible que la industria local del futuro usuario participe en la producción de los componentes de este avión.

Prensa Omnipol