Atlante II
Maqueta del Atlante II de Airbus

www.fuerzasmilitares.org (05DIC2017).- La Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC), que está presente en la feria Expodefensa, que inició el día 4 de diciembre en Corferias, muestra los avances de sus tres proyectos de vehículos aéreos no tripulados (UAV por sus siglas en inglés), con los cuales busca contribuir al éxito del sector y a su consolidación en el mercado colombiano.

El sector de la industria aeronáutica está en una etapa de nacimiento y gestación, por lo que tenemos más expectativas que logros obtenidos. Sin embargo, esto cambiará con el tiempo porque ya se han dado pasos firmes integrando la industria y consiguiendo gente para participar. Además, la ubicación geográfica del país, su base industrial y el interés del estado y de otras instituciones de nivel global que quieren participar contribuirán a su éxito en el futuro”, dijo el gerente general de la CIAC, general Flavio Ulloa.

El ejecutivo agregó que la misión principal de la CIAC, creada hace 62 años, se centra en el desarrollo de la industria aeroespacial colombiana a través de la fabricación de aviones y componentes aeronáuticos, abarcando proyectos como el avión de entrenamiento de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), conocido como T90 Calima, además de tres aeronaves UAV, que serán su tema principal en Expodefensa.

Las tres aeronaves que presentará la institución son el Équites, un avión liviano para operaciones de reconocimiento y observación a 10 kilómetros a la redonda; el Quimbaya, realizado entre Ecopetrol, el Ministerio de Defensa y la CIAC para desarrollar una aeronave remotamente tripulada de 75 kg, 80 km de radio y mayor capacidad de inteligencia y reconocimiento para vigilar áreas estrategias; y el Atlante II, un desarrollo conjunto entre España y Colombia para desarrollar una aeronave de 750 kg con una carga paga de 120 kg y de un nivel táctico y operacional de grandes capacidades que permita hacer reconocimientos de hasta 250 km de distancia.

La fabricación del T90, cuya inversión ronda los nueve millones de dólares por parte de la FAC, tiene como objetivo entregar una flota de 25 aviones que estarán a disposición del Ministerio de Defensa para su uso en programas de entrenamiento en otros países.

Ulloa agregó que esta flota cumplió 10.000 horas de vuelo en el mes de agosto, momento en que más de 200 pilotos culminaron su etapa de entrenamiento en el manejo del T90. Además, subrayó que la CIAC espera superar las 20.000 horas y triplicar el número de pilotos entrenados durante los próximos cinco años.

Hemos roto records importantes que muestran la madurez de las aeronaves, sobre todo en su mantenibilidad, pues de cada 10 aviones hay 9 operando y uno en mantenimiento, dando un 92% de alistamiento, lo cual es bueno, porque dicha tasa arroja un 70% generalmente”, destacó.

A su vez, comentó que de los tres proyectos de aeronaves UAV, Équites y Quimbaya tendrán prototipos y desarrollo terminado para 2018. Así como el inicio de su etapa de producción y comercialización. En cuanto al Atlante II, el general mencionó que en el mes de noviembre se entregarán estudios de viabilidad del modelo y aseguró que “el compromiso de España y Colombia es contratar diseño y desarrollo, y en dos o tres años tendremos capacidades industriales para desarrollarlo”.

Estos tres proyectos son algunos de los temas principales de la CIAC en Expodefensa, donde buscarán sellar acuerdos para diferentes actividades con los mismos y lograr intercambios de información con emisarios internacionales. En dicho evento también tendrán muestras de capacidades de fabricación y mantenimiento y regulación con el plan Pegaso, que busca comercializar las capacidades industriales de la FAC en Madrid, Cundinamarca.

Por su parte, otro de los campos que maneja la CIAC dentro de sus proyectos de desarrollo incluye el mantenimiento de aeronaves, donde provee servicios de mantenimiento a la flota de aviones de la FAC y las Fuerzas Militares, así como a la aviación del Estado y aviación comercial. En esta última sección, la institución maneja dos aeronaves en la actualidad: el ATR42, que ya tiene certificación para el mantenimiento por parte de la Aeronáutica Civil y la Administración Federal de Aviación de los EE.UU., y el Airbus 320, que actualmente se encuentra en certificación para operar en 2018.

Ulloa aseguró que los escenarios para el desarrollo de estos proyectos “son favorables” gracias al apoyo del Gobierno colombiano desde los ministerios de Defensa y Comercio, así como de instituciones como Bancoldex y ProColombia, que han acompañado a la industria desde hace cinco años.

Asimismo, la compañía registró aumentos de ingresos operaciones desde 2008, momento en el que han crecido de 10 a 11 veces hasta la fecha gracias a la actividad económica e industrial a partir de los proyectos y mantenimientos realizados durante dicho periodo.

Por otro lado, el general destacó el papel que han jugado las zonas francas y el Grupo Zona Franca Bogotá (ZFB) en el desarrollo de la CIAC desde mediados de los años 90, pues les ha otorgado “ventajas competitivas” en la importación y exportación de materiales, aportando a la industria aeronáutica y comercial colombiana y al crecimiento de su capacidad exportadora.

Estar en una zona franca es de vital importancia porque facilita la producción y el mantenimiento de bienes nuevos, permitiéndonos recibir materiales y aviones desde fuera y hacerles mantenimiento para devolverlos a su país de origen sin tener costos arancelarios que ZFB nos evita”, señaló Ulloa.

 

Prensa Expodefensa