Bomberos Aeronáuticos del Aeropuerto José María Córdova En medio del constante despegue y aterrizaje de aviones civiles y militares, del característico ruido de los helicópteros, y de las decenas de aeronaves en exposición estática que estaban presentes el Aeropuerto José María Cordova de Rionegro, para la F-Air 2011, hay cosas que pudiesen pasar desapercibidas, pero que tienen una importancia extrema. Tal es el caso de los Bomberos Aeronáuticos y de su callada pero indispensable labor garantizando la seguridad o la atención a posibles emergencias, en un sitio atestado de personas, aviones, combustible, y con el alto riesgo que representan las acrobacias aéreas.

Dos cosas resultaban tranquilizadoras para nuestro equipo de trabajo, siempre preocupado por el tema de la seguridad: el profesionalismo que se apreciaba en el personal de bomberos, que a diario realizaba simulacros de atención a emergencias, y se le observaba en condición de alerta permanente, y en segundo lugar la dotación de vehículos de bomberos Oshkosh, que son de los mejores del mundo. Este panorama nos hacía tener confianza en que de ocurrir algo la mejor gente con los mejores equipos estaría allí para atender la emergencia.

Gracias a los Bomberos Aeronáuticos del Aeropuerto José María Cordova por un trabajo bien hecho. A nombre de todos los ciudadanos a los que protegieron durante esa excelente feria de aviación, reciban un fraterno saludo de agradecimiento y admiración.

Prensa de www.fuerzasmilitares.org