Remolcador fabricado por CotecmarDoña Clara Martínez, quien trabajó durante 28 años en Armada fue la inspiradora del nombre del remolcador Doña Clary, el primero en construirse en el país con tecnología cien por ciento colombiana.

La tradición naval dice que todo barco que sale al mar debe inaugurarse rompiendo una botella de champaña en su casco y fue la propia Clara Martínez quien ahora trabaja en Serviport S.A, la empresa que mandó a construir el remolcador, quien tuvo el honor de bautizar el remolcador.

“Este proyecto contribuye a materializar la transformación productiva del país, en la cual, la composición de la industria nacional se adentra en nuevos sectores económicos generadores de empleo y desarrollo de las regiones”, sostuvo durante el acto de lanzamiento el contralmirante Roberto Sáchica, presidente de la empresa Cotecmar.

El remolcador Doña Clary está construido para ser altamente eficiente en maniobras de remolque y salvamento, manejo de anclas, cargas pesadas y apoyo en mantenimientos costa afuera por lo cual se le ha denominado un remolcador multipropósito.

La construcción del barco, que duró alrededor de dos años y tuvo un costo de entre 9 y 12 millones de dólares, demandó 40.000 horas de diseño, 558.000 horas de construcción y 400 empleos directos, agregó el oficial.

Doña Clary, según el contralmirante Sáchica, es el primero de una serie de posibilidades que ofrecen sectores como el minero energético, portuario y de transporte marítimo a la industria astillera.

“Con este paso Colombia inicia su proceso de transformación productiva y a través de Cotecmar el país cuenta con la capacidad productica y estándares de calidad para construir buques de trabajo”, sostuvo Sáchica durante el discurso inaugural ante las principales autoridades cartageneras y una delegación de inversionistas chinos, alemanes, estadounidenses y holandeses.

portafolio.co