Buque nicaragüense La tensión entre Colombia y Nicaragua se disparó por la presencia de un buque nicaragüense en el archipiélago de San Andrés y Providencia, motivo de un conflicto territorial sobre el que se espera un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CJI) antes de fin de año.

El "Mede-Pesca-III", del Instituto de Pesca de Nicaragua, se encuentra cerca del cayo Quitasueño, perteneciente al archipiélago caribeño en litigio, desde el miércoles por la noche, cuando lo denunció la Armada Nacional de Colombia.

Esta institución pidió este jueves "cordura" al Gobierno de Nicaragua y la retirada del buque lo más pronto posible, pero hasta ahora no ha habido reacción alguna desde el país centroamericano, donde ni siquiera los medios de comunicación publican información.

"La embarcación continúa con las máquinas detenidas, paradas. Ahora el capitán espera instrucciones de su gobierno y esperamos que esas instrucciones sean lo más sensatas posible para que se resuelva esta situación sin contratiempos", dijo el jefe de Operaciones Navales de la Armada, el vicealmirante Hernando Wills.

De acuerdo a esta institución del Ministerio de Defensa de Colombia, el capitán del "Made-Pesca-III" tiene instrucciones del Gobierno de su país para realizar una investigación pesquera en el cayo Quitasueño y posteriormente a 30 millas al noreste del mismo".

"Es muy probable que esta actitud responda a una provocación porque históricamente no ha habido presencia de buques nicaragüenses" en aguas colombianas, advirtió Wills.

El vicealmirante confirmó que se trata de "la primera vez" que un barco del Gobierno nicaragüense entra a aguas colombianas, ya que los incidentes ocurridos en el pasado correspondieron a barcazas de pesca.

"Es una embarcación que pertenece al Instituto de Pesca y Acuicultura, es lo que manifiesta su capitán. Es relativamente pequeño, con apariencia de pesquero, de unos 15 metros. Hay once personas civiles a bordo y no es militar", aclaró el jefe de Operaciones Navales de la Armada.

Precisó que los casos presentados con anterioridad correspondieron a "pesqueros sin autorización" que entraron a aguas colombianas y se detuvo a sus ocupantes, pero ahora se trata "de una embarcación registrada bajo el Estado de Nicaragua".

El vicealmirante Wills confirmó que no hay permiso por parte de Colombia para realizar las investigaciones que alega el capitán de la embarcación, y por lo tanto reiteró que debe retirarse.

El cayo Quitasueño forma parte del archipiélago de San Andrés y Providencia, ubicado en el Caribe y que, pese a pertenecer a Colombia, está más cerca de las costas nicaragüenses.

Los dos países mantienen una disputa por estos territorios caribeños desde 1928, cuando se firmó el Tratado Esguerra-Bárcenas, que asignó a Colombia las aguas e islas ubicadas a partir del meridiano 82 hacia el este.

Nicaragua, que estaba entonces ocupada por Estados Unidos, reclamó después la soberanía y en 2001 presentó ante la CIJ, con sede en La Haya, una demanda contra Colombia.

En diciembre de 2007, la Corte Internacional reconoció el tratado de 1928 pero admitió a trámite la solicitud de Nicaragua.

Desde entonces se han sucedido los alegatos de ambas partes e incluso han querido participar en el litigio Honduras y Costa Rica, por considerar que estaban en juego también sus intereses, lo que desestimó el tribunal de La Haya durante el proceso.

El pasado 9 de mayo de 2012, los magistrados de la CIJ iniciaron las deliberaciones con la intención de emitir un fallo a finales de este año.

Mientras que Colombia está convencida de su victoria al considerar que ya hay un tratado de define los límites territoriales, Nicaragua indica que la soberanía de ese país sobre el archipiélago y las aguas que lo rodean es una "apropiación ilegal".

El jefe de Operaciones Navales de la Armada Nacional colombiana manifestó que, ante el caso del barco nicaragüense apostado desde anoche en el cayo Quitasueño, hay que "mantener la tranquilidad" y "ojalá prime la cordura".

elespectador.com