La fabricación de buques en Colombia parecía ser una utopía, pero con el ARC 20 de Julio, el más grande fabricado en el país, quedó demostrado que hay mano de obra calificada y tecnología de punta para construir embarcaciones con misiones complejas, como combatir el narcotráfico.

La Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval (Cotecmar) fue la encargada de diseñar y hacer de este buque una realidad. Su construcción inició en Cartagena en el 2009, finalizó en diciembre de 2011 y llegará a aguas del Pacífico colombiano a finales de este mes.

"Colombia entra en un selecto grupo de países que tienen la tecnología y el conocimiento para construir este tipo de unidades. Colombia tiene la capacidad tecnológica para ir creciendo en este tipo de buques", manifestó el presidente de Cotecmar, contralmirante Roberto Sáchica.

Este buque tuvo un costo de 133 mil millones de pesos, generó 969 empleos directos y más de 1.500 indirectos. La embarcación pesa 1.800 toneladas y mide 80,6 metros. Tiene tres pisos hacia abajo y cuatro hacia arriba. Además, cuenta con una capacidad para 64 personas como personal permanente a bordo y 36 cupos para diferentes situaciones.

"Tener un equipo completo de esas características nos va a facilitar mucho el trabajo que vamos a desarrollar en el mar", agregó el contralmirante Sáchica.

 

El capitán de navío Germán Humberto Locarno Blanco, quien comandará el ARC 20 de Julio, explicó que éste "es un buque de interdicción marítima que combina en una sola plataforma elementos de mando y control y tiene la capacidad de llevar un helicóptero mediano, para ser más eficientes en la lucha contra el narcotráfico".

Uno de los objetivos de la Armada y de Cotecmar, fue hacer una embarcación que requiriera menos tripulación y menos consumo de combustible.

Sobre ese punto, el presidente de Cotecmar afirmó que "este buque tuvo una reducción en tiempo de un 34 por ciento en su construcción y en precio, del 15 por ciento".

El capitán Locarno destacó que aunque no es un buque de guerra, sí está preparado para tareas de defensa, con un cañón de proa de 40 milímetros y seis ametralladoras. Agregó que las 64 personas que conforman la tripulación han sido capacitadas durante seis meses en la operación física de los sistemas y equipos: "La próxima semana vamos a validar ese entrenamiento en el mar y en las siguientes dos semanas el buque queda disponible para operar en las aguas del Pacífico colombiano".

Misiones del buque

La misión para la que fue creado el ARC 20 de Julio es de lucha contra el narcotráfico; su concentración será en el Pacífico colombiano, por ser la "puerta" del país con mayor riesgo. "Nuestra primera operación, de acuerdo con la instrucción del comandante de la Armada, Roberto García Márquez, es que el buque se integre a la fuerza de tarea contra el narcotráfico en el Pacífico colombiano", explicó el capitán Locarno.

Este buque también está preparado para adelantar trabajos contra la piratería, la pesca ilegal, la protección de los recursos naturales y eventualmente con ayudas humanitarias en sectores alejados.

Colprensa