Alto Mando Naval en rueda de prensa.Con el propósito de fortalecer la defensa de la Nación, el Ministerio de Defensa - Armada Nacional inició en el año 2007 el proceso de modernización y extensión del ciclo de vida de las fragatas, el cual contempló dos etapas: la primera, orientada a la plataforma y sensores; y la segunda, que inició en el 2010 enfocada a la actualización de las armas estratégicas.

Luego de un riguroso proceso de estudios técnicos y económicos de diferentes opciones, acompañados de análisis costo – efectividad, se seleccionó la modalidad de “acuerdo interinstitucional de venta” (gobierno a gobierno) con la República de Corea, para la adquisición de los sistemas requeridos.

El modelo de negocio fue presentado a las diferentes instancias colegiadas internas de la Armada Nacional y las contempladas en las directrices del Ministerio de Defensa Nacional, recibiendo las aprobaciones respectivas.

En el acuerdo se incluyeron las medidas de control del riesgo por medio de las garantías exigidas por el Ministerio de Defensa. Adicionalmente, el acuerdo fue suscrito directamente con el gobierno de la República de Corea del Sur, representado por la Agencia de Promoción de la Inversión y el Comercio de Corea (KOTRA por sus siglas en inglés).

Firmado el acuerdo de venta con KOTRA y su proveedor LIG Nex1, autorizado por el mismo gobierno de Corea, se conoció a través de los medios de comunicación, la decisión de la Fiscalía coreana de formular cargos y arrestar a tres directivos del grupo por operaciones financieras, en una de las empresas del grupo LIG, denominada LIG Ingeniería y Construcción.

Estos hechos motivaron la decisión del Ministerio de Defensa – Armada Nacional, de aplazar el perfeccionamiento y ejecución del contrato y mediante documento formal, el Ministerio de Defensa Nacional exigió al gobierno coreano explicar las razones por las cuales no se informó oportunamente sobre los hechos anteriormente descritos, y requirió una garantía para el cabal cumplimiento del acuerdo.

A este respecto, el embajador de Corea en Colombia informó que tenía conocimiento de la situación en la corporación LIG, manifestando no haberla notificado, por considerar que se trataba de un asunto ajeno al proceso de adquisición del material estratégico, ya que no comprometía en absoluto el cumplimiento del objeto del contrato entre los gobiernos, conocida la trayectoria y solidez de dicha firma.

Prensa Armada