Drogas ilegales incautadas por las autoridadeswww.fuerzasmilitares.org (04ABR2014).- Gracias al testimonio de un miembro de la Armada Nacional, las autoridades lograron desarticular una red de narcotráfico al servicio de los Urabeños que manejaba a su antojo las rutas del tráfico de drogas que salían por el golfo de Urabá y a Estados Unidos. El pasado 17 de marzo fueron capturadas por la Fiscalía 15 personas, entre las que se encontraban tres miembros de la Armada adscritos a la Estación de Guardacostas del Urabá. Los marineros Wílber Gilberto Quiroga Celis, alias Bimbe; Rubén Darío Martínez Vergara y Carlos Andrés Ochoa Bernal, alias Bull, habrían sido los responsables de filtrar las coordenadas de ubicación de los puestos de control que tenían las autoridades marítimas en la zona.

El testigo estrella de la Fiscalía les dijo a las autoridades que se dio cuenta de todo lo que sucedía en la Estación de Guardacostas del Urabá, cuando Álvaro Ayola Caraballo, alias Sombrero, uno de los jefes de la red de narcotráfico, se le acercó y le ofreció una alta suma de dinero a cambio de permitir el paso de las lanchas cargadas con droga. La idea era que a través de sistemas de comunicación, uniformados de la Armada les dieran a los Urabeños las ubicaciones de sus puestos de control en las rutas que comunican el golfo de Urabá con países centroamericanos, especialmente Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y México, que servían como puntos intermedios para el reabastecimiento de combustible.

La primera incautación que prendió las alarmas fue el 9 de octubre de 2012, cuando miembros de la Armada encontraron abandonada una lancha, llamada ‘La Tanga’, en cuyo interior había 689 kilos de coca y un fusil AK-47. En ese año se adelantaron otras dos operaciones, entre noviembre y diciembre, que permitieron la incautación de 3,5

toneladas de droga. Sin embargo, no se había logrado realizar capturas. Sólo seis meses después, el 22 de junio de 2013, autoridades panameñas interceptaron una lancha que iba tripulada por dos colombianos y transportaba 655 kilos de coca. Tras la captura de los lancheros, las autoridades conocieron la maquinaria que movía toneladas de estupefacientes desde el golfo de Urabá.

A los seis días de haberse registrado los arrestos, la Armada colombiana incautó otras dos toneladas de droga. Fue entonces cuando, con la ayuda del testigo, las autoridades, a través de interceptaciones telefónicas, búsquedas selectivas en bases de datos y rastreo de bienes, lograron la captura de 15 personas vinculadas a la red. Alrededor de 300 hombres de la Armada y 70 fiscales e investigadores del CTI participaron del operativo adelantado en municipios del Urabá antioqueño —Necoclí, Turbo, Apartadó, Carepa, San Pedro de Urabá y Chigorodó— y chocoano —Riosucio, Unguía y Acandí— y en Barranquilla. Además, se incautaron armas de largo alcance, equipos de navegación y comunicación, una caja con panfletos de los Urabeños y una caja fuerte con lingotes de oro.

A pesar de que aún faltan capturas por realizar, la Fiscalía ya procesa a los lancheros Andy Salgado Hernández, alias Andyman; Luis Alberto García Córdoba, Álvaro García Silgado y Sombrero; a Asencio Pertuz Caraballo, Luis Miguel Ortega González, José Regino Rodríguez y Carlos Tomás Milanés, quienes eran los encargados de reportar la ubicación de las unidades navales; Wílmer Flórez Becino, alias Falcao, quien coordinaba los envíos de droga, y Antonio Ballesteros Becino, alias Toño, quien era el jefe de la zona. Asimismo, el ente investigador procesa a Ruby Vergara y Doris Ochoa, las madres de dos de los uniformados que habrían recibido los pagos por parte de los Urabeños.

elespectador.com