Ascenso de la oficial Hernándezwww.fuerzasmilitares.org (03JUL2014).- Por primera vez una mujer indígena se convirtió en oficial de la Armada Nacional. La guardiamarina Francy Jael Hernández Sosa, perteneciente a la comunidad indígena murui, asentada en el corregimiento de El Encanto (Amazonas), recibió de manos del presidente de la República, Juan Manuel Santos, la espada que simboliza el mando y el grado como teniente de corbeta.

Aunque desde 1997 la Escuela Naval recibe a cadetes mujeres para hacer parte de los cuerpos ejecutivos y logísticos, esta es la primera vez que una indígena es recibida y concluye con éxito la primera fase de su vida profesional en la Armada.

Hernández Sosa, de 24 años, recibió su ascenso después de haber cursado cuatro años de formación en la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla, en Cartagena, la misma en la que el Primer Mandatario también fue entrenado cuando tenía 16 años.

La ceremonia se realizó en el muelle de embarcaciones mayores de la Base Naval ARC Bolívar, en la Heroica, en donde la guardiamarina Hernández estuvo acompañada por cinco mujeres más y 45 hombres, que hacen parte de su promoción.

“Me siento muy feliz y orgullosa de lo que soy. No fue fácil, pero, con el apoyo de mi familia y mis compañeros, logré superar esta primera etapa”, dijo la oficial en medio de la emoción por el reconocimiento a su trabajo y dedicación, que le permitieron ingresar y mantenerse en la Armada Nacional.

Esta joven teniente de fragata encontró la oportunidad de vincularse a las Fuerzas Militares en junio del 2009, durante un encuentro binacional de apoyo al desarrollo, organizado por la Armada Nacional, en el que se reunieron los ministros de Relaciones Exteriores de Perú y Colombia.

En esa ocasión se presentó la propuesta para que una mujer indígena ingresara a hacer curso de oficial en la Armada Nacional.Al término de la reunión, se firmó el convenio, en donde la institución naval se comprometió a pagar semestralmente el valor de la matrícula y la Gobernación del Amazonas, el valor del depósito y la lavandería.

A finales de septiembre del año 2009 comenzó el proceso de selección, en el que se cumplieron con éxito todas las fases para ingresar y el cual concluyó el 8 de enero del 2010. Hernández Sosa fue seleccionada entre 10 aspirantes mujeres aborígenes de El Encanto.

En la institución se especializó en superficie electrónica. Durante sus años de escuela practicó, además, tiro deportivo disparando carabina 22. Y navegó durante cuatro meses en el ARC Gloria, buque insignia de la Armada Nacional.

Pero la alegría de la nueva teniente de corbeta fue doble. Durante la ceremonia de ascenso estuvo acompañada de sus padres, Édgar Hernández Delgado y Mirta Sosa, quienes, gracias a la gestión de la Armada, montaron por primera vez en avión (Leticia-Cartagena) y conocieron el mar.

Para Francy y sus papás fue un reencuentro especial porque, durante el tiempo que ella permaneció estudiando en la Escuela Naval de Cartagena, no pudo viajar a reunirse con su familia en Amazonas.

“Me da nostalgia ver a mi hija ya en ese grado. Para llegar ahí ella puso mucho esfuerzo, mucha voluntad. Nosotros aquí la hemos apoyado como hemos podido, en medio de nuestra humildad”, dijo el padre de la oficial.

Por su parte, doña Mirta manifestó que su hija “desde chiquita ha sido muy noble, una persona generosa, tierna y muy inteligente”. “Nunca imaginé que se fuera a convertir en una oficial de la Armada Nacional”, agregó.

La familia de Hernández Sosa señaló que tiene la ilusión de ver a su hija llegando a su pueblo en una nave de la Armada. Entre tanto, la oficial señaló que no descansará hasta convertirse algún día en almirante.

eltiempo.com