ARC Gloriawww.fuerzasmilitares.org (01OCT2014).- Hoy, hace 46 años la Armada Nacional recibía de ingenieros militares españoles el Buque Gloria, que posteriormente se convertiría en el embajador de Colombia en alta mar y la escuela a mar abierta más concurrida por los marineros colombianos.

Con actos protocolarios en Cartagena, hoy martes los altos mandos de la Armada Nacional le rinden homenaje.
Estos son algunos pasajes en la historia del Bergantín Escuela ARC Gloria, que le ha dado la vuelta al mundo en 117 oportunidades, que ha navegado más de 870 mil millas náuticas, y que ha sido el alma mater en alta mar de varias generaciones de marineros colombianos y que hoy cuando se acerca a sus cinco décadas se encuentra en obras de mantenimiento en Cartagena.

Durante 11 meses, el embajador colombiano, con la asesoría de los mejores ingenieros navales del país, será sometido a cambios de arboladura, cubierta y propulsión.

“Se va a modernizar toda la planta eléctrica y propulsora con la asesoría de técnicos de la propia empresa Caterpillar. Se van a cambiar todas las líneas de transmisión de potencia, así como los ejes y los sistemas auxiliares”, nos dice el caleño Eduardo Mera Montoya, teniente de Fragata y jefe de propulsión del buque.

Una doncella

En el puerto de la Armada, en Bocagrande, el ARC Gloria parece una doncella escoltada por soldados: su color blanco y una imagen de una mujer (María Salud) que engalana el castillo de la proa, se ven sutiles ante el gris militar de sus hermanos mayores, el ARC Cartagena y el ARC Caldas, además de otras naves.

Si el país tuviera que enfrentar una guerra internacional, el ARC Gloria pasaría a cumplir funciones como hospital, explica el teniente Mera Montoya, pues mientras las naves de guerra están dotadas con modernos proyectiles de largo alcance, en las entrañas del pacífico Gloria apenas duermen 80 fusiles que también son engrasados para borrar los años de desuso.

“Estamos cambiando toda la arboladura: los cabos, la cabuyería, y todo lo relacionado con las velas se desmontó y se le está haciendo mantenimiento a las gavias y a las vergas trinquete y mayor; y vamos a tener cableado nuevo”, agrega el teniente de fragata Luis Alberto Acosta, jefe de división del Palo Mayor y segundo oficial de cubierta.

Rutina adelantada

Pese a que estos trabajos son una rutina programada cada 12 años; como en 1983, en el 2013 el barco sobrevivió a un tifón que casi lo desaparece en aguas de Oriente y obligó a adelantar los trabajos.

“El año pasado enfrentamos un tifón en Japón que dañó el mástil seriamente y parte de la proa”, explica el teniente de la Armada, Mario Alberto Posso González, responsable de coordinar todos los trabajos.

Además, el barco viene de soportar largos y recios itinerarios como el cruce mortal, en enero de este año, por el Cabo de Hornos, entre Suramérica y la Antártida, el punto más meridional de América, donde confluyen los océanos Atlántico y Pacífico.

Esta hazaña, que la ha realizado en tres oportunidades, le valió para ser incluido en la Gran Cofradía de Hornos, un selecto grupo de 17 embarcaciones militares que han sobrevivido al paso a vela del peligroso arrecife.

“En el último cruce por el Cabo de Hornos enfrentamos vientos de 70 nudos es decir 140 kilómetros por horas. La escora, o inclinación del barco llegó a los 130 grados, y había que caminar prácticamente sobre el mamparo por acción del viento golpeando las velas. Sin embargo, cumplimos con el itinerario”, agrega el marino boyacense Posso, que con esa férrea disciplina militar, no habla del riesgo de su tripulación pero sí subraya que cumplieron con el itinerario internacional.

La elegante cubierta del barco que ha recibido a presidentes y altos dignatarios del mundo, será cambiada en su totalidad y pasará de tener madera tipo Teca africana a Teca Colombiana con 30 años de maduración.

Hoy, La mayoría de cadetes, hombres y mujeres, que trabajan en las obras de remodelación del barco suman carreras de 15 y 17 años en alta mar y hablan con pasión de la vida del marino y sienten al Bergantín Gloria como su hogar.

eltiempo.com