Un buque de guerra de un país suramericano se ha sumado por primera vez a la misión contra la piratería en el océano Índico.
Un buque de guerra de un país suramericano se ha sumado por primera vez a la misión contra la piratería en el océano Índico.

www.fuerzasmilitares.org (17AGO2015).- Un buque de guerra de un país suramericano se ha sumado por primera vez a la misión contra la piratería en el océano Índico. Se trata del “7 de agosto” de la Armada Nacional de Colombia que entró en la zona de operaciones de la Operación Atalanta de la UE el pasado domingo.

El “7 de agosto” es un patrullero de zona económica exclusiva. Es decir, unbuque multipropósito pergeñado para desarrollar misiones de escolta, vigilancia e inspección de buques. Las mismas que acometerá en la Operación Atalanta en la cual se integrará en la fuerza Eunavfor que ahora lidera precisamente el buque “Galicia” de la Armada Española.

A nadie se le escapa el hito que representa la participación de este buque de guerra colombiano en una operación de la UE puesta en marcha en diciembre de 2008. Se trata también de un impulso de la política exterior del Gobierno de Juan Manuel Santos, aportando recursos militares a una zona donde otros países como EE.UU., Irán, Rusia o China despliegan habitualmente buques para garantizar el tránsito de sus buques por el golfo de Adén.

Además, la misión colombiana acontece en un momento en que Colombia busca de algún modo apoyo futuro de los países europeos a sus negociaciones de paz con las FARC acostumbradas a los altibajos.

Los resultados de la operación militar Atalanta han sido evidentes pasando de los 163 ataques de 2009 a los 2 de 2014. Ello también ha incidido positivamente en el Programa Mundial de Alimentos con destino a Somalia.

Actualmente España tiene desplegado en la operación Atalanta al buque de asalto anfibio “Galicia”, como mando desde mayo. Además, el BAM “Meteoro” zarpó el pasado domingo desde Las Palmas de Gran Canaria para sumarse en los próximos días a la misión. El Ejército del Aire también cuenta con un destacamento en Yibuti que dispone ahora del avión de vigilancia marítima CN-235 Vigma.

El “7 de agosto” -en servicio desde marzo de 2014 en la Armada Nacional- tiene 80,6 metros de eslora y 13 m. de manga (algo más pequeño que los BAM de la Armada española). Tiene una dotación de 64 marinos.

Por cierto, su nombre alude a la fecha en que aconteció la batalla de Boyacá en 1819 que liderada por Simón Bolívar contra España desembocó en la independencia de los territorios de Nueva Granada, entre ellos la actual Colombia.

abcblogs.abc.es