Grupo de Comandos Navales del Pacífico – GRUCON-P de la Armada Nacional
Grupo de Comandos Navales del Pacífico – GRUCON-P de la Armada Nacional

www.fuerzasmilitares.org (27MAR2016).- En aguas del Pacífico colombiano se realizó por primera vez el curso "Medusa", en el cual 18 Infantes de Marina Profesional adscritos al Grupo de Comandos Navales del Pacífico – GRUCON-P de la Armada Nacional, fueron instruidos por personal militar de la Base de Entrenamiento de Infantería de Marina para desarrollar operaciones especiales de buceo táctico y en medios acuáticos, superando las condiciones adversas del Océano Pacífico.

Teniendo como lema "Ir más allá del más allá", estos 18 hombres bajo la dirección de dos instructores, un Oficial y un Suboficial, lograron vencer sus miedos personales y enfrentarlos bajo el agua, con las condiciones propias del Océano Pacífico, donde desarrollarán operaciones especiales contra las diferentes amenazas de la región. 

Como un reto fue asumido para instructores y alumnos, ya que este curso se dicta en el Caribe colombiano entre las ciudades de Cartagena y Coveñas, pero en esta ocasión el Mando Naval  decidió realizarlo en un escenario compuesto por un ambiente cambiante, debido a las condiciones de la marea que se presentan en el Pacífico colombiano, su selva intensa, sus aguas oscuras, entre otros aspectos. 

El Coronel de Infantería de Marina Gerardo Becerra Durán, comandante de la Base de Entrenamiento de Infantería de Marina en Coveñas, Sucre, que se trasladó hasta la Base Naval ARC "Bahía Málaga" para graduar al Curso Medusa No.102 y el primero en el Pacífico, manifestó, "…la mejor forma de que nuestros hombres estén preparados es hacerlo en los diferentes ambientes que maneja la Armada Nacional, no solo en el Caribe si no en el Pacífico, por su importancia y lo que representa esta región donde continuaremos combatiendo lel  narcotráfico y las bandas criminales en el posconflicto, de manera que el entrenamiento aquí reviste una gran importancia".

Uno de los instructores fue el Teniente de Infantería de Marina Carlos Alberto Pérez González, segundo al mando del Departamento de buceo Táctico Militar de la Armada Nacional, autor de la frase "Ustedes pueden ir más allá del más allá, son capaces", con la cual motivaba a sus alumnos para ir contrarrestando sus miedos desde la parte psicológica y después llevarlos a dominar el medio acuático poco a poco, "…el entrenamiento se da con el ejemplo, si yo puedo, ellos también pueden y siempre van a estar acompañados por los instructores hasta lograrlo y darles la confianza de que lo pueden hacer solos… en el caso de las inmersiones bajamos primero a tres metros, luego a cinco, a ocho y así sucesivamente, y los instructores siempre estuvimos ahí, al lado, acompañándolos"

Por su parte el Sargento Juan Carlos León, instructor del curso,  siempre los motivaba con la frase "van 101 cursos, todos los que han terminado han hecho cada uno de estos ejercicios, ustedes también pueden hacerlo". Estas frases, les permitieron a los Infantes de Marina "demostrarle a sus cuerpos y a sus mentes que si se podían realizar inmersiones a más de 12 metros de profundidad, recorrer el fondo de la bahía con poca visibilidad, con fuertes corrientes, con sol, tormentas, a diferentes horas del día, nadar más de cinco kilómetros en equipo, como un solo cuerpo y realizar diferentes maniobras que hoy los hacen militares más completos para combatir al enemigo", expone el Teniente Pérez.

"Todo lo que parece imposible, es posible"

Con esta frase fue como el Infante de Marina Profesional Luis Alfonso Hernández Nuñez, enfermero de combate del Grupo de Comandos Navales del Pacífico – GRUCON-P, con cinco años en la Institución Naval, de los cuales lleva tres como Infante de Marina Profesional, obtuvo el primer puesto.

Este cartagenero de 26 años de edad, fue seleccionado entre 50 Infantes de Marina Profesionales que se habían propuesto para realizar el curso, después de superar una serie de pruebas físicas entre las cuales se incluía natación. Al hablar de la preparación, cuenta que los instructores iniciaron por el campo psicológico "nos prepararon mentalmente para los grandes retos que íbamos a enfrentar y los miedos que íbamos a superar, para las pruebas duras que tuvimos que culminar y que nos sirvieron para graduarnos como medusas".

Recuerda que la prueba más difícil que tuvo que superar fue la de equiparse y quitarse el equipo de superficie bajo el agua. El equipo de superficie consta de una careta, un lastre y las aletas; la prueba consistía en sumergirse a pulmón, quitarse el equipo, salir a la superficie, volver a ingresar, equiparse, sacarle el agua a la careta debajo del agua y salir nuevamente a la superficie, "fue difícil porque hay que tener mucha capacidad pulmonar, se debe controlar la sensación de desespero, uno piensa que no le va a alcanzar el aire, si va muy rápido puede tener una contingencia con los oídos y se le revienta la membrana timpánica, si va muy lento se le puede acabar el aire, si no iguala sufren los oídos y si iguala mucho va a botar el aire y lo necesita para sacarle el agua a la careta, es muy duro, pero si se puede", manifiesta el Infante.

Hernández cuenta que se impuso como reto personal ser el primer puesto, ya que en otros cursos este lugar honorífico le había sido esquivo, "en el curso de enfermero de combate obtuve el segundo puesto y en el curso básico de asalto anfibio quedé en cuarto puesto. Me esmeré,  me mantuve constante, no es solamente ser bueno en algo y descuidar los otros aspectos, porque los puestos son promedio, me mantuve en todas las pruebas en un nivel alto".

El Infante de Marina Profesional Luis Alfonso Hernández Nuñez, culmina diciendo "todo lo que parezca imposible si es posible, mi mensaje para los próximos que van a realizar este curso y otros, es que venzan los miedos, venzan sus temores, si hay gente que lo ha hecho y yo lo hice, ustedes también pueden". 

cgfm.mil.co