La Aviación Naval Colombiana, con más de 25 años de historia y más de 100 pilotos, cuenta por primera vez entre sus filas con una mujer con esta especialidad. Se trata de la Teniente de Corbeta Lenys Lozano Castrillón, que a sus 25 años forma parte del curso No. 21 de pilotos navales. Ella junto a sus compañeros varones, recibió instrucción de vuelo básico como piloto de ala fija.

Desde el año 2003, 12 han sido las mujeres que han aspirado a ser piloto naval. Hoy, la Teniente de Corbeta Lozano Castrillón hace realidad este sueño, después de aprobar exigentes pruebas físicas, psicológicas y de conocimiento.

La Teniente de Corbeta Lenys Lozano Castrillón nacida en Tumaco, se graduó el 3 de diciembre del año 2008, de la Escuela Naval “Almirante Padilla”, como Oficial de Superficie en la especialidad de Oceanografía.

Durante su carrera se ha desempeñado como Oficial Jefe de la División de Guerra Antisubmarina de la Fragata ARC “Almirante Padilla”. Asimismo como Jefe de Control de Actividades Ilícitas y Jefe de Caninos Antinarcóticos, en la Estación de Guardacostas de Cartagena.

Lozano, quien recibió la instrucción de vuelo básico en un avión monomotor T-41 en la Escuela Militar de Aviación “Marco Fidel Suarez”, adelantará su fase de entrenamiento especializado en operaciones aeronavales, en la Escuela de Aviación Naval en Soledad, Atlántico, requisito para iniciar su desempeño como copiloto y una vez cumplidas 500 horas de vuelo, podrá continuar su proyección como comandante de aeronave.

La Aviación Naval: “Alas sobre el Mar”

Dotada de modernos helicópteros capaces de operar desde las fragatas y buques multipropósito, así como unidades de ala fija, se constituye en el complemento imprescindible de las Fuerzas Navales.

Su versatilidad, unida al entrenamiento de sus pilotos, permite el cumplimiento de una diversidad de misiones, tales como búsqueda y rescate, operaciones de guerra naval convencional entre las que se destaca observación para tiro más allá del horizonte, operaciones de Patrullaje en las aguas marítimas, interdicción marítima, evacuaciones de personal y apoyo logístico, incluyendo el transporte de personal a las diferentes guarniciones de la Armada y soporte logístico a las Unidades en tierra.

De igual forma la Aviación Naval también tiene el gran compromiso de salvaguardar la vida humana en el mar. Para lo cual cuenta con un personal altamente entrenado que hace parte de los grupos de recuperación de personal, quienes desde aeronaves están presentes en evacuaciones aeromédicas desarrolladas desde cruceros en altamar, así como en labores de rescate de náufragos y de personal que presente contingencias en el campo de combate.

La Aviación Naval dio unos grandes saltos tecnológicos en el 2003 con la incorporación de aviones de Patrulla Marítima para exploración en profundidad, empleados en misiones, de cobertura, vigilancia y reconocimiento. Gracias a sus características, sistemas y sensores, les permite patrullar extensas áreas marítimas en corto tiempo, reduciendo costos y facilitando el desarrollo de operaciones de protección de nuestras aguas territoriales, de interdicción marítima y fluvial, así como de operaciones de búsqueda y rescate, entre otras.

Esta Fuerza tiene a su servicio también helicópteros navales con capacidad de ampliar el alcance de los sensores de los buques de guerra y guardacosteros; así como una flota de aviones livianos que permiten cumplir parte de las funciones encomendadas a la Armada Nacional y dar sostenibilidad logísticamente a las operaciones navales. 

Prensa de la Armada Nacional