Fenómeno del desplazamiento. Imagen de archivo.Decenas de familias de ambas etnias debieron dejar sus parcelas y enseres como consecuencia intensos combates entre el Ejército y guerrilleros de las Farc.

Son 76 familias del resguardo indígena Chinguirito y otras 40 familias afrodescendientes, desplazadas ante la intensidad de los enfrentamientos que se registran desde el pasado 27 de septiembre en la zona.

"Nadie quiere prestar ayuda humanitaria a todas estas familias afectadas", denuncio Francisco Javier Cortés Guanga, secretario general de la Unidad Indígena del Pueblo Awa (Unipa).

"Ha habido cruces de disparos entre los actores del conflicto y no hubo otra opción que salir y protegerse", indicó y dijo que este año es el tercer desplazamiento masivo que sufre esa comunidad indígena, además de otros 30 casos 'gota a gota' de familias que han salido.

Según Cortés, los desplazados, entre ellos mas de 100 niños, se encuentran en la vereda Caunapi, en zona rural de Tumaco, que sufren una situacion precaria, y toda la ayuda han sido 50 raciones de alimentos.

Dijo que algunos han regresado, con gran riesgo, pues los caminos están minados, incluso sectores a 800 metros de las escuelas.

Cortés pidió al gobierno departamental y nacional brindar atención inmediata a la comunidad desarraigada y rechazó la presencia de actores armados en los territorios indígenas.

Frente a esta situación, el subsecretario de gobierno de Nariño, Zabier Hernandez, indicó que se viene cumpliendo con la ruta inicialmente establecida por la Alcaldía de Tumaco y la Gobernación en lo relacionado con la atención a población desplazada.
En relación con los cuestionamientos del líder indígena respondió que "él no puede decir que no estemos dando la ayuda humanitaria, estamos adelantando el censo para definir los elementos que requieren".

Sostuvo que se realizará en Pasto una reunión con el fin de dar cumplimiento a los acuerdos pactados la semana anterior en Tumaco.

eltiempo.com