Imagen de archivoEl Consejo de Estado instó al Ejército a fortalecer y ser más estricto en los controles y exámenes para el ingreso y admisión de los soldados regulares.

El alto tribunal consideró que la Institución debe ser más riguroso en la práctica de exámenes físicos y psicológicos a los aspirantes a soldados profesionales.

Y es que para el tribunal advierte el Ejército está fallando en la escogencia de sus hombres, pues no se entiende que hombres en dudosas condiciones psíquicas sean acogidos en las filas del Ejército y menos para manejar armas y tener contacto con la comunidad.

La decisión se tomó luego de revisar el caso de dos soldados adscritos a la Brigada Móvil Número II que salieron de su puesto de control y guardia para ir a consumir bebidas alcohólicas.

Bajo los efectos del alcohol los uniformados y engrasaron a una humilde vivienda y encañonaron con su arma de dotación al padre de familia y procedieron a ultrajar sexualmente a una menor y a la madre de la niña.

Por estos hechos el Consejo de Estado condeno a la Nación a pagar a las victimas 565 millones de pesos, al considerar que los hechos ocurridos no fueron aislados, pues se trataba de soldados en servicio activo.

Los soldados José Harold Sánchez, Abel Surara Agámes y Pedro Suarez Chia ya fueron condenados por la justicia ordinaria.

elespectador.com