Douglas Hernández, editor de www.fuerzasmilitares.org visitando el stand de General Dynamics en Expodefensa IIIEn el marco de la EXPODEFENSA III, nos acercamos al stand de la prestigiosa empresa General Dynamics Land Systems, para preguntar sobre un rumor que estaba siendo propagado en Internet por el corresponsal colombiano de un medio español especializado en seguridad y defensa, concretamente referido a que el LAV III ya había sido seleccionado por el Ejército Nacional como el nuevo vehículo de transporte blindado de personal.

Nos atendió el señor Clinton D. Cossette (en la foto), ciudadano canadiense representante comercial de General Dynamics Land Systems, especialista en Latinoamérica. Su respuesta fue contundente: para todo tipo de licitaciones, la empresa firma convenios de confidencialidad que garanticen no interferir con los procesos internos que adelanten las autoridades. En ese sentido, de la manera más amable, nos dijo que no podía dar declaraciones al respecto, excepto que el Gobierno Colombiano no había tomado ninguna decisión hasta el momento.

En www.fuerzasmilitares.org pensamos que la actitud de los corresponsales colombianos de medios españoles de seguridad y defensa, debería ser revisada por las autoridades. No es posible que estén lanzando bulos a las redes sociales, generando distorsiones en procesos licitatorios y contractuales que deberían gozar de la mayor reserva y estabilidad, no solo por los montos de dinero involucrados, sino, y más importante, por el carácter estratégico del material a adquirir, por lo que están en juego asuntos relativos a la seguridad y defensa nacional.

Más concretamente, esos corresponsales suelen citar de manera difusa “fuentes confiables del sector”, lo que bajo presunción de buena fe permitiría suponer que hay alguien que los informa. Siendo así, es procedente una investigación para determinar quién está violando los acuerdos de confidencialidad, y de ser un funcionario del Mindefensa, aplicarle todo el peso de la ley, y si es un empleado de alguna de las empresas participantes de la licitación, aplicarle entonces las multas y sanciones que hayan sido pactadas.

En cuanto a los corresponsales en cuestión, hay que invitarles a hacer uso del sentido común. No es buena idea violar la confidencialidad de asuntos que deben gozar de la mayor reserva. La búsqueda de pretendidas primicias, impulsados por afán de protagonismo, no puede ser excusa para violentar asuntos referidos a la seguridad y defensa de la nación.

No importa si finalmente el LAV III es seleccionado, y estos corresponsales que lanzaron el bulo a las redes sociales se vanagloria de que dieron la primicia. Lo importante es que no debieron dar ninguna primicia, hay que tener ética. El anuncio oficial corresponde a las autoridades nacionales y no a ningún periodista.

Prensa de www.fuerzasmilitares.org