Imagen de ArchivoEl hecho sucedió en la tarde del domingo en la sede de la Sexta Brigada de Ibagué. El cabo segundo José Luis Gasca Tabares, de 29 años, se disparó en el pecho con su fusil galil de dotación en la tarde del domingo en la sede de la Sexta Brigada de Ibagué.

El suboficial, oriundo de Caquetá, pertenecía al Batallón de Infantería Jaime Rook de la Sexta Brigada y era catalogado como un militar destacado. Estaba separado de su esposa y deja una hija menor de edad.

El coronel Jairo Martín Sandoval, comandante de la Sexta Brigada, atribuyó este hecho a problemas de índole pasional pues el cabo así lo dejó consignado en una carta.

"El estaba en una formación general y pidió permiso para ir al dormitorio, donde de manera sorpresiva se disparó una vez en el pecho con el fusil de dotación", dijo el coronel Sandoval, y confirmó que "el cabo estaba separado de la esposa".

Era considerado un suboficial valioso, de amplia experiencia y con 9 años de servicio a la institución.

En su habitación se encontró una carta con las explicaciones de esta fatal decisión donde señala que todo se debe a problemas sentimentales.

"En su cama dejó algunas prendas que le compró a su hija, así como seguros para la niña y los padres de él", afirmó el coronel Sandoval.

eltiempo.com