El comando de la división militar explicó desde su sede en Medellín, que el artefacto era granada de mano que causó la muerte a un cabo tercero y a dos soldados profesionales.

Un suboficial y dos soldados murieron y veinte militares resultaron heridos por la explosión de una granada que fue activada por otro uniformado en una base del Ejército en el departamento de Antioquia, informaron el sábado autoridades castrenses y médicas. 

Las víctimas eran miembros de un batallón de combate terrestre acantonado en la población de Dabeiba, precisó la Séptima División del Ejército, al que pertenece esa unidad, en un comunicado público.

"En estos mismos hechos también sufrieron heridas de consideración un suboficial y seis soldados", agregó la fuente y señaló que estos siete heridos fueron evacuados a hospitales de Medellín y Montería.

El jefe de urgencias del hospital municipal de Dabeiba, Sebastián Alzate, precisó a periodistas que "el incidente comprometió a 23 militares". 

Uno de ellos murió en el lugar de los hechos y dos en el centro hospitalario, agregó el médico, y señaló que seis de los heridos fueron trasladados en helicóptero a Montería y los otros catorce en ambulancias a Medellín. 

 

En el comunicado, la división militar indicó que "se estudia la conducta del soldado profesional Jefferson García Álvarez, quien al parecer fue el responsable de activar la granada de mano". 

Sin embargo, la fuente no precisó si se trató de un accidente o de una acción premeditada por parte de este militar.

EFE