S-70i de la Aviación del Ejército. Gloria sobre el Horizonte.Con nuevos Black Hawk, Colombia se convierte en el cuarto país con flota de helicópteros más grande. Hace una semana aterrizaron en el país cinco prototipos del Black Hawk S70i, el helicóptero más veloz y a la vez más silencioso del mercado mundial de armamento. Son del mismo tipo utilizado por Estados Unidos en la operación que terminó con Osama Bin Laden.

Las aeronaves, que ya vuelan por las selvas de Colombia, son la joya de la corona de una inversión de 7,2 billones de pesos que empezó a ejecutarse a finales del 2011 y con la que el país completará la cuarta flota de helicópteros más grande del mundo, con 100 Black Hawk. Esa plata ya está siendo utilizada para incrementar, este año, el pie de fuerza en 20.000 policías y 5.000 soldados profesionales más.

Además, vienen en camino buques, lanchas y tecnología de punta para lograr un objetivo estratégico: que para el 2014 Colombia haya eliminado o controlado totalmente la amenaza de los grupos armados ilegales.

"La decisión es arreciar con todo lo que tengamos en contra de los violentos. Esa es la misión, y para cumplirla se necesitan lo que hemos llamado 'acelerantes', la tecnología, que es el centro de la inversión", dice la viceministra de Defensa de Estrategia y Planeación, Diana Quintero.

De los 7,2 billones de pesos (que terminarán de invertirse en el 2015), 4,8 están destinados a la compra de equipos de guerra; 1,3 billones se invertirán en nuevas sedes y tecnología para aumentar la seguridad en las ciudades, y 1,1 billones tendrán como destino la construcción de viviendas y hospitales para los más de 450.000 policías y soldados colombianos.

Paralela a la apuesta por la paz que se negocia con las Farc en Cuba, la estrategia busca poder dar golpes más certeros contra los violentos y fortalecer un flanco que hasta ahora ha estado descuidado: el de la investigación criminal para asegurar que los capturados no queden libres por inconsistencias en sus procesos. Y el plan no solo se aplica para guerrilla y 'bacrim', sino para las bandas delincuenciales que azotan las ciudades.

En el 'carro de mercado' para la guerra vienen radares, equipos de interceptación y hasta nuevos modelos de protección para los policías antimotines. También están previstas la compra de visores nocturnos y helicópteros para la vigilancia en el mar, la modernización de fragatas y submarinos y la puesta en marcha de nuevas estaciones de guardacostas.

En el paquete está, así mismo, la nueva Central de Inteligencia de la Policía contra la delincuencia común.

La moral de la tropa se fortalecerá con más viviendas fiscales, la creación de un centro de rehabilitación y la modernización de las unidades de salud. Ya arrancó la del Hospital Militar y está casi listo un nuevo Batallón de Sanidad.

El presupuesto, comparable al que tuvo el país con el Plan Colombia, se financió con el impuesto al patrimonio. Varios de los más grandes empresarios e industriales están en los comités de vigilancia que se crearon sobre el manejo de la plata que aportaron. Ellos, rectores de universidades como los Andes y los entes de control conformaron una comisión de ética que asesorará a los militares.

Segundo impuesto

Los recursos utilizados para la compra y realización de obras hacen parte del segundo impuesto al patrimonio que se da en el país. El primero, ejecutado del 2006 al 2010, reforzó los planes de modernización de equipos.

eltiempo.com