Soldados del Ejército de ColombiaDos suboficiales del Ejército se levantaron este miércoles muy felices por hacer parte de los 188 efectivos que conforman el centésimo relevo del Batallón Colombia N3, que partirá en los próximos días a la Península del Sinaí, y quienes fueron despedidos en una ceremonia especial liderada por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, en la Plaza de Bolívar en Bogotá.

Se trata de los sargentos viceprimeros Rodrigo García Amaya y María Consuelo Amado Merchán, dos de los suboficiales que en reconocimiento a su excelente trabajo operacional, capacidad militar y apoyo a la comunidad, fueron escogidos por el Ejército para hacer parte de esta unidad que se constituye en un apoyo fundamental para la estabilidad en el Medio Oriente.

'Soy la única mujer militar de este relevo

Para la sargento María Consuelo Amado Merchán, sus 17 años de servicio en las Fuerzas Militares de Colombia, como enfermera del arma de Sanidad, se ven compensados con este significativo viaje al Sinaí.

'Me levanté muy feliz esta mañana y saludé a mis dos hijos, Brayan Leandro y Andres Felipe, y le agradecí a mi Dios por tan magnífica oportunidad y responsabilidad', dijo.

Y es que sus 1,68 centímetros de estatura, ojos oscuros, piel trigueña y su flamante camuflado de colores claros (para confundirse con los desiertos del Sinaí), no pasan inadvertidos entre los hombres que la acompañan en el batallón.

Escondiendo un poco su timidez, ella narró cómo la escogieron para hacer parte de los uniformados de este histórico relevo número cien: 'Fui seleccionada porque dentro de las mujeres que hay en este momento en el Ejército, algunas manejamos el perfil de sanidad, que significa trato con personas, atención al usuario y beneficio para el soldado que ha tenido problemas y ha sido mutilado. Soy la única mujer militar de este relevo, explicó la sargento al sonreír y manifestar con orgullo que entre muchas de las candidatas, ella fue la única escogida.'

'He trabajado en el Hospital Militar ya seis años, y he manejado la parte sicológica de todos los soldados que han sido heridos en combate', narró.

Al preguntarle lo que significa para su familia que haya sido seleccionada para el relevo número 100, aseveró que mi familia está muy feliz, mi mamá está feliz y orgullosa, porque ellos ven en mí un gran ejemplo.

'Mi hijo mayor Brayan Leandro, de 21 años, está dichoso y me dice que es un honor que su mami vaya al otro lado del mundo a poner su granito de arena para la paz', explicó, y anotó que su hijo menor, Andres Felipe, de 10 años, no se cansa de decirle: 'Mi mamá es soldado, mi mamá es soldado, mi mami se me va para el Sinaí, yupi.

Pero susurró un poco y entonces los recuerdos le vinieron a flor de piel cuando habló de su padre ya fallecido: 'Yo creo que mi papá desde el cielo está diciendo: mira, no tuve varones pues fueron cinco mujeres, pero tengo una de mis niñas que está representándome a mí en lo mejor que puede hacer uno por su patria'.

No en vano el Presidente Juan Manuel Santos la felicitó durante sus palabras de despedida al relevó número 100.

'Cómo me complace tener en este grupo que sale para el Sinaí a mujeres uniformadas y a muchos héroes que están dispuestos a darlo todo por sus compatriotas', dijo al respecto el Mandatario.

Finalmente, la Sargento Amado se refirió a las expectativas que tiene por causa del viaje a la Península del Sinaí: 'Quiero conocer las diferentes culturas de los diferentes batallones que están allí y los países que conforman esta fuerza multinacional', dijo.

'Soy un digno representante del respeto a los derechos humanos'

Al hablar del sargento Rodrigo García Amaya, podría pasar inadvertido como uno de los miles de suboficiales que tiene el Ejército colombiano. Pero todo cambia al recordar la historia del soldado opita, de piel blanca y ojos verdes, que el 17 de julio de 2012 lloró de impotencia mientras era cargado y sacado a la fuerza por la guardia indígena del Cerro Berlín, en la zona rural de Toribío (Cauca). Una imagen que estremeció a Colombia cuando fue transmitida por los medios de comunicación.

Y es que esta heroica acción, que sirvió para que los ciudadanos rodearan al Ejército, fue uno de los motivos para tenerlo en cuenta a la hora de escoger a los uniformados que harían parte del relevo número 100 del Batallón Colombia en el Sinaí.

Con la gran sonrisa que siempre lo acompaña, el sargento Rodrigo García manifestó que tiene 32 años, es soltero, vive con su mamá y hermana en la capital, y lleva 13 años como infante del Ejército.

Al ser interrogado sobre por qué fue escogido para integrar el Batallón Colombia N3, explicó que fue seleccionado por ser un digno representante del respeto de los derechos humanos, por ser una imagen institucional en un momento crucial como fue la toma del Cerro Berlín, y por salvaguardar la región del Cauca y ser parte de la protección de esa área y de una Nación que protege y respeta a su población civil.

Al manifestar que siempre le ora a Dios antes de iniciar una operación, narró que le produce mucha felicidad y orgullo personal y militar el viajar al Oriente Medio a representar al país.

'Es un orgullo inmenso, una alegría tremenda. Esto representa el esfuerzo de mi vida de militar y el esfuerzo como ser humano para continuar saliendo adelante, y para continuar representando a mi nación de una manera asombrosa', sostuvo.

Dijo que su familia está muy contenta por el viaje, y reveló que la noche anterior tuvo un lindo sueño: soñó que llevaba a sus seres queridos a conocer esas lejanas tierras. 'Espero poder llevarlos allá para que me visiten', dice.

Durante la ceremonia de relevo, el soldado García tuvo un encuentro con el Presidente Juan Manuel Santos, durante el cual aporvechó para tomarse una foto con el Mandatario.

García contó lo que habló con el Jefe de Estado. Me saludó muy efusivamente, me felicitó por mi labor y me deseó éxitos en esta nueva misión, dijo.

Al volver a esbozar la grata sonrisa que siempre lo acompaña, aprovechó para agradecerle al Mandatario por tan magno reconocimiento.

'La verdad, que me haga este reconocimiento por mi trabajo, es algo inexplicable, es algo único, es algo que realmente uno no logra entender. Que el máximo jefe de la Nación te agradezca y te despida, es algo muy conmemorativo e inexplicable', sostuvo.

Anunció que durante los 10 meses que estará en el Sinaí, siempre recordará y pronunciará el lema de su amado Ejército: Fe en la causa, y aprovechó para enviarles un mensaje a los soldados de Colombia que algún día esperan relevarlo a él en el Sinaí.

'Que trabajen bien, que hagan todo mejor, porque en Colombia vale la pena el esfuerzo que hacemos todos nosotros Y que Fe en la Causa, Fe en Colombia y Fe en la Nación y el Estado que somos todos nosotros'. 

Batallón Colombia

El Batallón Colombia N3 surge luego de los acuerdos de Camp David (1978) y el Tratado de Paz firmado entre Israel y Egipto (1979), como una iniciativa de cooperación internacional inspirada en el establecimiento de una paz justa, general y duradera en el Medio Oriente.

Se activó el 16 de octubre de 1981, junto con fuerzas de diez países: Australia, Nueva Zelandia, Islas Fiyi, Estados Unidos, Noruega, Francia, Italia, Inglaterra, Holanda y Uruguay. Posteriormente se sumaron Canadá y Hungría.

La misión que cumple esta unidad de infantería del Ejército colombiano, como parte de la Fuerza Multinacional de Observadores (MFO), es la de vigilar y reportar cualquier actividad en la zona central de la Península, proveer la seguridad para el campo principal de la Fuerza Multinacional, contribuir con la labor de las diferentes áreas de la misma Fuerza y asignar oficiales a la plana mayor en áreas como operaciones, sanidad y policía militar.

Entre el personal que se trasladará a la Península en mayo próximo, como cuerpos de paz, se encuentran 12 oficiales, 29 suboficiales, 145 soldados y dos civiles que permanecerán en el Sinaí, en representación del Ejército Nacional, durante un periodo de 10 meses.

Este centésimo relevo del Batallón Colombia N3, que a la fecha ha tenido 26 comandantes, será liderado por el mayor Pedro Pablo León Silva, quien, con los hombres y mujeres que conforman esta unidad, harán un aporte fundamental a la comunidad internacional, demostrando el valor del soldado colombiano y su compromiso con la paz, en el marco del respeto por los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario.

El Comandante General de las Fuerzas Militares, General Alejandro Navas, expresó al respecto que se siente 'muy orgulloso' de estos miembros del Batallón Colombia, 'ya que van a representar a la patria colombiana más allá de los mares'.

'Si hay algo que nos enorgullece a los colombianos ante el mundo, es el Batallón Colombia': Presidente Santos

Ante más de 100 periodistas, 200 invitados especiales, miembros de las Fuerzas Militares del país y agregados militares de otras naciones, el Presidente Juan Manuel Santos presidió esta mañana la ceremonia de relevó del Batallón Colombia.

La agenda del Mandatario inició con este evento, realizado en la Plaza de Bolívar, a la cual llegó a las 11:20 de la mañana. Durante su intervención, explicó lo que representan estos soldados colombianos ante el mundo.

'Si hay algo que nos enorgullece a los colombianos ante el mundo es el Batallón Colombia, un batallón que desde la década de los cincuentas en Corea y en el Canal de Suez, y ahora, cuando lleva más de 30 años en el Sinaí, no ha hecho otra cosa que ayudar al mantenimiento de la paz mundial'.

'Hace 31 años fue el presidente Julio César Turbay quien entregó el pabellón de guerra al primer comandante de este batallón, y hoy me siento muy feliz al presidir su relevo número 100', manifestó.

El Jefe de Estado les deseó éxitos a estos 188 efectivos, quienes viajan en los próximos días al Medio Oriente.

A los oficiales, suboficiales, soldados y civiles que parten para esa lejana península, les deseo todos los éxitos y que sigan dejando en alto el nombre y la bandera de Colombia.

'Ustedes representan a nuestro país, representan a nuestro glorioso Ejército, representan a una fuerza pública que no ha cesado ni cesa un solo segundo de defender la soberanía y la tranquilidad de los colombianos', concluyó el Mandatario.

Prensa Ejército