Alias CalicheEjército supo de traslados guerrilleros y se infiltró en montañas hasta que logró el ataque. Los catorce soldados, dirigidos por un sargento mayor, que combatieron el sábado pasado contra una estructura de las Farc solo se enteraron tres días después de que en la operación había muerto uno de los hombres más importantes que tenían las Farc en el suroccidente del país: Leonidas Zambrano, alias ‘Caliche’.

La mano derecha de ‘Pablo Catatumbo’, jefe del bloque occidental y miembro del secretariado, y pupilo del marquetaliano ‘Sargento Pascuas’,solo pudo ser reconocido luego de que desmovilizados desde el Cauca viajaron a Leyva (Nariño), lugar donde cayó ‘Caliche’, y señalaron que uno de los guerrilleros muertos en ese combate –en el que cayeron cinco hombres más– era el jefe de la columna móvil ‘Jacobo Arenas’.

Así lo confirman informaciones de inteligencia conocidas por este diario, que demuestran, además, que el viaje que hizo ‘Pablo Catatumbo’ a La Habana marcó la muerte en combate de Zambrano, quien llevaba más de 30 años en las Farc y había sido conocido por su participación política en el Caguán.

“Él era el encargado de la seguridad de ‘Catatumbo’. Cuando este viajó a Cuba (a mediados del mes de marzo), encargó a ‘Caliche’ para que organizara los frentes de las Farc en Nariño. Esa información se filtró del frente 29, que lo tenía que recibir en los límites con Cauca”, dice un alto oficial.

‘Caliche’ se vio obligado a moverse desde Caloto y Toribío (Cauca) –donde era reconocido por dirigir el grupo que más explosivos (‘tatucos’ y granadas artesanales) fabrica en la guerrilla– hasta una zona de la cordillera Occidental que no conocía.

El Ejército supo del traslado, y por eso partió un grupo especial entrenado para infiltrarse en las montañas. Los uniformados recorrieron por más de una semana el terreno sin ser detectados por las Farc.

Hace ocho días se encontraron con la estructura de ‘Caliche’ –que, según la Inteligencia, pudo haber viajado a Cuba (en su lugar fue alias ‘Vicky’)–, quien cayó abatido junto con su compañera sentimental.

eltiempo.com