Dragoneantes de la Escuela de Suboficiales del Ejército Nacionalwww.fuerzasmilitares.org (17OCT2013).- Ostentar la distinción de dragoneante en la Escuela de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá (Emsub) representa entre quienes se encuentran realizando su proceso de formación integral grandes satisfacciones.

La imposición de dichas insignias sobre sus hombros traen consigo, además del símbolo de la dragona, el de las armas que constituyen las especialidades con las que ejercerán sus funciones una vez asciendan al grado de cabos terceros.

Quienes las portan han finalizado satisfactoriamente tres de los cuatro niveles de formación en la Emsub, adquiriendo antigüedad entre los demás alumnos del alma mater de los suboficiales del Ejército. Lo anterior es producto del tesón, compromiso y la vocación de servicio demostrada durante su permanencia en la Institución castrense.

Año y medio de formación integral es el tiempo que deben cumplir antes ingresar al Batallón de Dragoneantes (Badag). En esta unidad táctica es donde ponen a prueba sus competencias, a través de la Fase de Mando, el curso Avanzado de Combate y la Especialización de las Armas, las cuales potencializan la preparación recibida en la Tecnología en Entrenamiento y Gestión Militar.

Estas tres fases reúnen todas las áreas del saber militar con las que se forman a los futuros comandantes de escuadra durante su preparación en el cuarto y último periodo, es por ello que en esta etapa deben demostrar las capacidades requeridas para pertenecer a la Fuerza como suboficiales del Ejército Nacional. Ocho semanas es el tiempo asignado para cada fase, en estas deben poner en práctica el liderazgo, la disciplina, las destrezas y habilidades de la doctrina militar terrestre y la profundización de las especialidades de las armas.

De la culminación exitosa de cada una depende el tan anhelado ascenso al primer grado en la carrera del suboficial del Ejército Nacional, cumpliendo de esta manera con la meta trazada desde el ingreso a la Escuela, aportar con ética y profesionalismo seguridad, bienestar y progreso al pueblo colombiano.

Prensa Ejército