De extremo riesgo. Así calificó una aseguradora suiza la situación del Cauca y, de paso, frenó una millonaria inversión que 'se cocinaba' hacía diez meses: convertir el fique de la zona en aislantes térmicos y sonoros para los lujosos carros Mercedes Benz.

Cerca de 5.000 familias iban a vender la fibra, y la empresa detrás del negocio aspiraba a recibir 10.000 millones de pesos al año. Pero sin la póliza no hubo contrato.

Algo similar le pasó a una firma estadounidense de call centers que quería establecerse en la zona franca de Popayán y que desistió por las bombas que las Farc pusieron en Villa Rica, El Tambo y Jambaló en los últimos días.

Para el Gobierno, la ola terrorista es una clara estrategia de las Farc, que intentan mostrarse fuertes antes de la entrega de los 10 uniformados que mantienen secuestrados.

Pero la frecuencia y saldo de los ataques llevó a un puñado de caucanos a pedir la intervención del alto Gobierno. El primer SOS lo lanzó el senador liberal Luis Fernando Velasco. Y la llamada de auxilio se repitió esta semana, luego de que la columna Jacobo Arenas atacó a Belalcázar y Caldono.

 

De inmediato fueron enviados 300 hombres, con los que el Cauca completa 7.000 efectivos y con los cuales se planea enfrentar a los 1.200 hombres que las Farc concentran en Nariño, Cauca y Valle, refugio de 'Pacho Chino', hombre de confianza del abatido 'Alfonso Cano'; 'Pablo Catatumbo' y 'Matías', el líder nacional de milicias.

Aunque la llegada de tropa es bien recibida, la dirigencia caucana cree que hay que ir más allá y atacar además los narcocultivos, el creciente desempleo y la pululación de lo que el senador Velasco llama "narquitos de pueblo".

"Se necesita un plan de choque con componente social", explica Velasco, y en eso coinciden su colega conservador Darío Salazar, el líder indígena Jesús Piñacué y el gobernador, Temístocles Ortega.

Según Salazar, parte de la mano de obra desempleada (Popayán es la segunda capital con mayor desocupación, con 16 por ciento) se dedica a cuidar coca. Y, según la ONU, en Cauca está el 9 por ciento de los narcocultivos del país: 5.434 hectáreas de coca, amapola y la mejor marihuana.

El desempleo también alimenta las milicias, hoy en crecimiento, como lo prevé el 'Plan estratégico de las Farc 2010', que incluye rondar una gran ciudad vecina: Cali.

Y aunque la gran mayoría de indígenas -234.000 en todo Cauca- se opone a las Farc, Piñacué admite que un sector está permeado: "Hay un feroz reclutamiento forzoso de niños indígenas y tenemos bajo protección a los líderes".

Tener indígenas en el conflicto dificulta la respuesta militar, porque en sus casas, protegidas en resguardos, se esconde munición hechiza fabricada en el Cauca.

Toda esta situación es capitalizada por la banda de 'los Rastrojos', socios de las Farc, y por narcos menores venidos del Caquetá, que en las pasadas elecciones pusieron alcaldes, según cuenta Velasco.

La respuesta estatal ante este complejo escenario empezó a fortalecerse esta semana. Con ella, el gobernador Ortega espera que la economía siga marchando, los inversionistas regresen y los caucanos se enganchen a los programas sociales que el Gobierno llevará, de mano de la tropa.

Saldo de atentados

Los últimos 3 ataques de las Farc a Caldono, Tambo y Jambaló dejaron 6 muertos y 25 heridos, entre civiles y uniformados. En el Tambo volaron un radar, que afectó el tránsito aéreo. El jueves se incautaron 3 colchones bomba y el viernes hubo varios hostigamientos.

'Vamos con tropa, erradicación y programas sociales'

Altos mandos del Ejército le admitieron a EL TIEMPO que el Cauca es uno de los principales objetivos de valor estratégico para la Fuerza Pública y que han tenido que reforzar las operaciones para enfrentar la seguidilla de acciones de las Farc.

"La ola de atentados es coyuntural, para mostrar poder ante la entrega de secuestrados. Pero nosotros llegamos al Cauca para quedarnos. Habrá tropa, erradicación de narcocultivos e inversión social, a cargo del programa de Consolidación de la Presidencia de la República", explicaron.

Ya se crearon una brigada y dos fuerzas de tarea conjunta, apoyados por la Armada, y el objetivo es desmantelar a los 6 frentes, 7 columnas móviles y 3 compañías de las Farc y a una columna del Eln.

Los militares irán tras ocho cabecillas, entre ellos 'Pacho Chino', mano derecha de 'Alfonso Cano'; 'Pablo Catatumbo', Bernardo Peñalosa, 'Walter Mendoza', jefe de la columna Libardo García; alias 'Matías' o 'Timoteo', encargado de las milicias, y Carlos Patiño, 'Caliche', jefe de la columna Jacobo Arenas, autora de los ataques en Caldono y Belalcázar.

Así mismo, habrá tres brigadas móviles que recibirán el apoyo de la Policía para judicializar capturas. "Hay una coyuntura política especial, pero ya sabemos dónde están y cómo operan", dijeron.

Y agregaron que saben muy bien que estos movimientos de la guerrilla están dirigidos a Cali,ciudad que hoy está blindada.

Reacciones

Luis Fernando Velasco
Senador del Cauca
"En Suárez sienten que solo ha llegado el Estado en decenas de helicópteros, buscando a 'Cano', y dándole de baja".

José Darío Salazar
Senador del Cauca
"¿Con esta situación quién va a invertir en el Cauca? El Estado tiene que hacer inversión social. Se vive en zozobra".

Jesús Piñacué Achicué
Dirigente indígena
"El Cauca está en ruinas. Hay politiquería, corrupción y narco. Al Gobierno lo cogieron con los pantalones abajo".

eltiempo.com