La Escuela Militar de Suboficiales ´Sargento Inocencio Chincá´, ascendió a 1155 dragoneantes a cabos terceros del Ejército Nacional, uno de los cursos más importantes en su historia, que lleva el nombre del Sargento Primero ´Libio José Martínez Estrada´, vilmente asesinado por terroristas de las Farc, luego de estar en cautiverio por casi14 años.

En medio de una imponente ceremonia militar, llevada a cabo en el campo de paradas `Boyacá´, y presidida por el señor General Sergio Mantilla Sanmiguel, Comandante del Ejército Nacional, dragoneantes del curso No. 86, recibieron las jinetas que los certifican como Cabos Terceros.

Al majestuoso acto también asistieron altos mandos militares, oficiales y suboficiales del Ejército, suboficiales secretarios de las agregadurías de Argentina, Brasil, Chile y España acreditadas en Colombia, autoridades eclesiásticas, Johan Steven, hijo del Sargento Libio José Martínez (Q.E.P.D) y familiares de los ascendidos.

 

Durante el evento el señor General, Comandante del Ejército agradeció la presencia de Johan Steven a la ceremonia; seguidamente felicitó a la promoción N°. 86, exhortándolos a continuar con la responsabilidad institucional para la cual fueron formados en el alma mater de los suboficiales: “la función que van a ejercer como comandantes de escuadra es la más importante que tiene el Ejército, se les va a confiar nueve soldados. Cada uno de ustedes deberá velar por su seguridad, conducirlos en el campo de combate, llevarlos a la victoria, cumplir la misión y salvaguardar la Fuerza”.

De igual forma destacó la labor realiza por los hoy cabos terceros: Fabio Nelson Echeverry Cruz y Leandro Polanía Narváez, quienes sobresalieron por su destrezas y habilidades durante su formación castrense, siendo condecorados con la medalla `Francisco José de Caldas.

Los recientes suboficiales, son jóvenes que transitaron por un proceso de formación integral de dos años, periodo en el cual adquirieron conocimientos en todas las áreas de profesionalización militar. La promoción también está conformada por soldados profesionales, que ingresaron a la institución por espacio de seis meses, con el objetivo de obtener niveles más avanzados de instrucción y entrenamiento, garantizando de esta manera la excelencia y calidad de los recientes comandantes de pequeñas unidades, que aportarán en el teatro de operaciones toda su experiencia y amor por la patria.

Este grupo de colombianos que han decidido servirle a la Nación, ejerciendo el uso legítimo de las armas hicieron gala durante el solemne evento de la disciplina y marcialidad, pilares importantes para la formación y crecimiento de su carrera militar.

A partir de este momento pasan hacer parte de los mandos medios de las diferentes unidades con que cuenta el Ejército Nacional.

Prensa EJC