General Juan Pablo Rodríguezwww.fuerzasmilitares.org (01FEB2014).- El comandante del Ejército, general Juan Pablo Rodríguez, asegura que al país no le conviene tener un cese del fuego en este momento porque la ofensiva militar “es la única manera de contener el terrorismo de las Farc”. Rodríguez, en entrevista con EL TIEMPO, destaca un proyecto de ley que les daría ‘dientes’ a los militares para enfrentar a bandas como ‘los Urabeños’.

¿Ve a las Farc actuando con unidad de mando en el país?

Sí. Las Farc son una organización terrorista que delinque a lo largo y ancho del territorio nacional. Por ejemplo, la famosa tregua que mencionaron fue prácticamente un tiempo en el cual hicieron acumulación de logística, inteligencia, para después de esa tregua desarrollar actos terroristas a nivel nacional y generar una sensación de inseguridad en la país. Gracias al esfuerzo de nuestros soldados se ha podido controlar.

Así las cosas, ¿sería bueno pensar en un cese del fuego para el país?

Nosotros debemos continuar nuestras operaciones para garantizar lógicamente la seguridad y la tranquilidad de todos nuestros compatriotas. No podemos, como lo ha dicho el Gobierno Nacional, bajar la guardia, sino por el contrario tenemos que mantener las operaciones de una forma constante. Teniendo esas operaciones es de la única manera como podemos neutralizar este tipo de actos terroristas que las Farc tengan pensado llevar a cabo. En el momento en que esas operaciones no se desarrollen, lógicamente el enemigo, todos estos grupos al margen de la ley, van a tener libertad de acción. Aquí se aplica mucho la frase de un primer ministro israelí que decía que en los diálogos “hay que negociar como si no existiese terrorismo, y hay que combatir como si no se estuviera negociando”.

¿No cree usted, entonces, en las treguas de las Farc?

Yo creo que han decretado treguas más por la necesidad de reorganizarse, de tomar un aire ante la presión de las operaciones de las Fuerzas Militares y después de eso sí tratan de hacer una acumulación logística y desarrollar algunos actos terroristas para decir que todavía tienen alguna vigencia y capacidad.

EL TIEMPO reveló que la Corte Penal Internacional dice que ‘los Urabeños’ están en una etapa en la que podrían dar el salto a convertirse en parte del conflicto armado o internacional. ¿Lo ve así?

‘Los Urabeños’ son una organización criminal, ustedes bien lo saben, es una banda criminal que indudablemente tiene una organización que les da una capacidad delictiva. En este caso de las ‘bacrim’, la fuerza principal la lleva la Policía, lógicamente con el apoyo de las FF. MM. En este momento se está analizando justamente la situación para generar algunos mecanismos de tipo jurídico que permitan combatir estas estructuras de la manera más contundente. Se está tratando de fortalecer la legislación actual para que en caso de que estas organizaciones crezcan más, las Fuerzas Militares puedan utilizar y hacer uso de la fuerza legítima dentro del marco del Derecho Internacional Humanitario contra estas bandas.

¿Eso se haría con un proyecto de ley?

Sí, justamente ahora se está tramitando un proyecto en el Senado, del congresista Juan Lozano, que busca fortalecer la lucha contra las bandas criminales.

¿Ve a las Fuerzas Militares más pequeñas en cinco años?

El pueblo colombiano tendrá el Ejército que necesita; ahorita lanzar cualquier afirmación considero que es apresurado. Esperemos a ver cómo se dan las cosas, cuáles serán las exigencias en el futuro, los desafíos, las amenazas que se presenten y de acuerdo con esas circunstancias indudablemente nosotros mismos en las Fuerzas somos conscientes de que toda fuerza tiene que estar sujeta a transformaciones, a innovaciones que le permitan estar actualizada y de acuerdo con las circunstancias del caso.

‘Ejército no tiene zonas vedadas’

¿Está de acuerdo con que el Ejército salga de zonas con cultivos de coca?

Si hay una erradicación de los cultivos ilícitos y hay una sustitución es porque esa es la política que se quiere para erradicar el flagelo del narcotráfico. Para eso estamos desarrollando una política de erradicación y de aspersión, para acabar con el motor de finanzas de los grupos ilegales. Pero no existen zonas vedadas para la Fuerza Pública. Estaremos presentes donde sean necesarias las unidades militares para garantizar la seguridad.

eltiempo.com