Preparándose para una detonación controladawww.fuerzasmiliraes.org (02FEB2014).- Soy el soldado profesional Luis Fabián Bohórquez, archivista del Batallón de Sanidad, hice parte del grupo Exde por varios años donde me desempeñé como detectorista.

No puedo olvidar el momento en que fui víctima de un artefacto explosivo, el 20 de marzo de 2009 en la vereda Betania, departamento de Antioquia. En una operación pisé accidentalmente una mina y sufrí una fractura de calcáneo (pie) derecho, me quedaron esquirlas en el codo y perdí el 30% de la capacidad auditiva.

Pero son instantes desafortunados que uno deja atrás, la vida sigue y hoy les quiero narrar otra historia en la que con el grupo Exde entré en acción para salvaguardar la vida de la población civil y la misma tropa.

Era orgánico del Batallón Cazadores, en el departamento del Caquetá, cuando nos llegó una información, en la cual al parecer había un campo minado, allí iba a cambuchar en la noche una Unidad de Combate Terrestre.

Otra misión para afrontar, aunque era una más de tantas, el corazón se acelera y la incertidumbre atrapa el pensamiento por momentos, pero el coraje y deseo de hacer bien las cosas hace que el grupo se dirija al área con paso firme y vencedor.

Después de hora y media de camino llegamos a la zona, nos sorprendimos al ver que era un camino transitable por donde pasaban campesinos y niños para una escuela, actos que dejan ver que el accionar terrorista del enemigo no tiene límite.

Nos alistamos para registrar el lugar, primero fue el gancho y cuerda asegurando unos metros, speel speel gritó Salcedo para que el canino entrara en acción, Luna fue avanzando, revisando cuidadosamente cada metro del sitio.

Cuando ya casi finalizaba el terreno asegurado la perra se sentó y señaló el lugar donde aparentemente habría un artefacto explosivo. Eran las 10:20 a.m. y el cielo despejado comenzaba a generar sus efectos de calor en mi cuerpo, la temperatura aumentaba dentro de la indumentaria mientras me dirigía con el detector al punto señalado por el canino.
Aunque existe confianza en cada paso que se da por la labor realizada anteriormente por los compañeros, no deja de haber tensión durante el procedimiento, ya que muchas veces el enemigo aprovecha para atacar.

Bip, bip el detector hizo su función localizando una mina tipo tubo de pvc, pero la misión no paró allí, ya que logramos ubicar 13 artefactos más, los cuales fueron destruidos controladamente por el explosivista.

Varias veces he estado en medio del fuego cruzado, pero quise compartir esta historia ya que la labor del grupo Exde tiene una función heroica, evitando heridas, mutilaciones y muertes. En esta oportunidad los niños, los campesinos y la tropa pudieron transitar tranquilos por esta zona.
Me siento orgulloso de pertenecer al Ejército, donde he aprendido a valorar mi trabajo, a mi familia y hasta las personas que no conozco.

Website del Ejército Nacional