General Jaime Lasprillawww.fuerzasmilitares.org (15MAY2014).- El general Jaime Lasprilla, comandante del Ejército, asegura que las tropas siguen a la ofensiva en medio del proceso de paz y señala que en las Fuerzas Militares no hay fisuras frente a la posición del Gobierno en la mesa de La Habana.

Lasprilla dice que las obras de los ingenieros militares están siendo tan efectivas como las armas para lograr la paz en el país.

Algunos sectores hablan de un supuesto declive en golpes contra las Farc. ¿Esa apreciación es justa?

No. El Plan Espada de Honor es una visión holística del problema de la violencia. Se busca atacar al enemigo, entendiéndose como Farc, Eln, bandas criminales, narcotráfico y delincuencia organizada. Este esfuerzo militar, que equivale al 40 por ciento de las líneas de acción, tiene como propósito quitarles a las Farc y al Eln territorialidad (su presencia en las zonas) y gobernabilidad (su capacidad de influir en ellas). Se han priorizado regiones como Meta, Guaviare y Caquetá, donde ese grupo tenía fuerte incidencia.

¿Qué tan golpeadas están hoy las Farc?

Si nos vamos al pasado, 14 años atrás, tenían más de 20.000 hombres, que buscaban tomarse el poder. Hoy podemos decir que están reducidas en más del 70 por ciento, incluyendo redes de apoyo. Esto es definitivamente lo que ha obligado a las Farc a estar en la mesa de negociación: ellos no están allá porque se les ablandó el corazón, sino por los golpes que han recibido en el campo de batalla.

¿Cómo va el Catatumbo, que fue uno de los epicentros de las marchas campesinas?

El Catatumbo era una de las áreas más complejas, era un área del narcotráfico. Allí están las Farc, el Eln, el Epl, los narcotraficantes, que por su cercanía con la frontera se hacía más vulnerable para el tráfico de estupefacientes. Hoy, con la presencia de las Fuerzas Militares, ha cambiado la cara del Catatumbo. Indudablemente, por presión de las Farc, existen estas expresiones. Sin embargo, han sido marchas pacíficas, porque hay conciencia de la gente.

Desde el año pasado no se fumiga ni se erradica coca en el Catatumbo. ¿Se ha incrementado el narcotráfico en la región?

Ha habido control sobre los productos finales del narcotráfico, como la permanente incautación de base de coca, y el desmantelamiento de laboratorios. Si bien es cierto que hay un acuerdo y que el Gobierno Nacional está mirando cómo negocia un cambio de los cultivos ilícitos por unos alternativos, se ha venido atacando el producto final frente a la dificultad para erradicar.

¿Qué piensa sobre el proceso de paz y los rumores de una supuesta negociación del futuro de la Fuerza Pública en la mesa de La Habana?

Hay desinformación y se utilizan las redes sociales, que juegan un papel fundamental. Esas redes sociales, que no tienen ningún tipo de limitación, hacen eco muchas veces a señalamientos de un sector que quiere desinformar. El Ejército Nacional respalda las decisiones del Gobierno y el proceso de paz y la mejor manera de respaldar esto es a través del esfuerzo militar. La paz también es un anhelo anidado en el corazón de los soldados. Lo han dicho el señor Presidente, el señor ministro de Defensa y lo aseguro yo. Esos rumores no tienen fundamento alguno.

¿Esa desinformación no viene muchas veces de adentro?

Es claro para quienes portan el uniforme y las armas que no pueden deliberar. Puede haber pensamientos, pero no hay expresiones abiertas y yo considero que en este momento no hay desunión. El Ejército es una formación monolítica, cohesionada, y prueba de ello son los resultados contundentes en el campo de batalla.

¿En qué otros escenarios se va a mover la Fuerza Pública si hay un acuerdo con las Farc?

La visión es afianzar las mejores relaciones con los países limítrofes, participar en actividades humanitarias, en el manejo del medioambiente y de desastres. El Ejército va a seguir siendo protagonista en el desarrollo del país, con obras que generen progreso. Estamos trabajando en programas que buscan solucionar las necesidades de la gente, con el apoyo de ingenieros militares y las acciones cívico-militares. En este momento hay más de 160 proyectos, con recursos del Ministerio de Defensa, en marcha. El esfuerzo de nuestros hombres no es solamente empuñar las armas, como una misión constitucional, para defender la vida y los bienes ciudadanos, sino que también es contribuir al progreso y al desarrollo en zonas marginadas de Colombia.

¿En cuánto tiempo ve a Colombia en paz de la amenaza de las Farc?

Lo que se está buscando ahora es la firma de un acuerdo para terminar el conflicto. La implementación de esos acuerdos requiere tiempo. Eso hace parte de la incertidumbre, de cómo el Gobierno va a manejar las cosas. Si posteriormente a un acuerdo persisten las amenazas, el país puede estar tranquilo de que el Ejército seguirá luchando por la seguridad.

El Fiscal General dijo en entrevista con EL TIEMPO que hay ‘francotiradores’ contra el proceso de paz.

Yo considero que no. El Ejército tiene clara su misión y su posición de respeto de las instituciones. Sobre eso solo digo que hay una investigación en marcha de la Fiscalía y que el Ejército ha colaborado y seguirá colaborando con las investigaciones en curso.

‘El Ejército garantizará que gane la democracia’

El Comandante del Ejército asegura que el dispositivo para las elecciones del 25 de mayo está listo y que se mantendrán los buenos resultados alcanzados en los comicios de marzo pasado, que fueron los más tranquilos en un cuarto de siglo.

Lasprilla dice que confía en que todos los sectores en campaña entiendan la importancia de dejar de lado a la Fuerza Pública como tema electoral y señala que en la institución hay pleno apego a los lineamientos del Presidente de la República.

“Lo que vamos a hacer, de cara a las próximas elecciones –señala–, es garantizar que gane la democracia, que los electores vayan y que decidan ellos (...). Garantizar el clima de tranquilidad y de seguridad que se vivió en la última jornada.”

eltiempo.com