Erradicación de cultivos ilícitoswww.fuerzasmilitares.org (03NOV2014).- El Ejército Nacional de Colombia ha realizado recientemente una serie de operaciones exitosas contra cultivos de coca gestionados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las iniciativas de erradicación han causado considerable daño a las finanzas del grupo terrorista, que utiliza los ingresos generados por sus operaciones de producción y tráfico de droga para comprar armas para atentados terroristas contra la población civil y fuerzas de seguridad. Según el Informe Mundial sobre las Drogas de 2014 de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), las fuerzas de seguridad colombianas han reducido la producción de la hoja de coca en el país en un 25 por ciento.

Han logrado esto centrándose en regiones claves en toda la nación. Por ejemplo, el 26 de octubre, soldados destruyeron una plantación en el distrito de Miraflores, Departamento de Guaviare. El cultivo, que contenía 674.000 plantas de coca, pertenecía al Frente Urías Cuéllar de las FARC.

Un poco más de un mes antes de las operaciones en Guaviare, soldados de la Fuerza de Despliegue Rápido (FUDRA) del ejército erradicaron un cultivo ilegal de hoja de coca en el Departamento de Meta. Los ingresos generados por el cultivo de seis hectáreas proporcionaban fondos para el Bloque Oriental de las FARC. La vigilancia militar de la zona ayudó a las fuerzas de seguridad a ubicar la plantación de hoja de coca en Villa Hermosa.

Entre el 1 de enero y finales de octubre, las fuerzas de FUDRA han destruido 264 hectáreas de plantaciones ilegales en los distritos de Vista Hermosa, Uribe, Mesetas y La Macarena. Durante ese lapso, los soldados de FUDRA también incautaron más de 8.000 galones de ingredientes líquidos que los operarios de las FARC iban a usar para procesar alcaloide de cocaína y producir cocaína.

Al mismo tiempo que erradica cultivos de coca, el ejército alienta a los agricultores —algunos de quienes cultivan coca para las FARC— a que planten cosechas legales, como cacao, maíz, tabaco y bananas, que pueden venderse legalmente. Por ejemplo, soldados de la Cuarta División están ayudando a agricultores en Guaviare y Vaupés a plantar vegetales. El ejército continúa su campaña de erradicación, a la vez que enseña a los agricultores locales otras formas de generar ingresos por medio de otras opciones de cultivo. Un ejemplo de ello fueron las acciones de la Trigésima Primera Brigada de Selva, parte de la Cuarta División, al trabajar con agricultores de las zonas de Guaviare y Vaupés, según un comunicado del ejército.

Impacto en las finanzas de las FARC

Las exitosas operaciones militares de erradicación han perturbado en gran medida la fuente usual de ingresos de las FARC. En consecuencia, el grupo terrorista está buscando otros métodos ilegales de generar fondos.

“Las FARC no solamente están involucradas prestando servicios de protección a las empresas criminales que se dedican al narcotráfico; en muchos casos están involucradas directamente en la minería ilegal”, sostuvo Jairo Libreros, analista de seguridad en la Universidad Externado de Colombia. “Ellos consiguen maquinaria, ponen gente y hacen todo el trabajo de extracción minera, se encargan del refinamiento, de la negociación, de la venta y la exportación”.

Las FARC también generan ingresos de extorsión y secuestros. Sus líderes han negado que la organización participe en el narcotráfico, pero las operaciones de erradicación del ejército muestran que esos desmentidos no son ciertos.

“Las FARC en diferentes oportunidades han asegurado que no está metida en el mundo de la droga y que si se ha visto involucrada ha sido por motivos excepcionales”, explicó Libreros. “Ellos no aceptan estar involucrados en el tema de narcotráfico de una manera orgánica o institucional, pero ha ocurrido. Parte de su política es negarlo, aunque les confisquen drogas”.

El ejército y otras fuerzas de seguridad colombianas permanecen alerta en la lucha contra el tráfico y producción de drogas por parte de las FARC.

“Las fuerzas de seguridad seguirán manteniendo una escalada muy fuerte de persecución y de actividad de inteligencia y operaciones militares en diferentes lugares del país en el combate al narcotráfico”, afirmó Libreros. “Las fuerzas militares no solamente recuperaron territorios que eran controlados por las FARC sino que dejaron postradas estratégicamente a las FARC, les ha tocado a la gran mayoría de sus cabecillas y mando medios”.

Diálogo Américas