Karold Andrés Agualimpia Mosquera, primer puesto del curso regular
Karold Andrés Agualimpia Mosquera, primer puesto del curso regular.

www.fuerzasmilitares.org (04MAR2015).- Con la absoluta imponencia, majestuosidad y disciplina que caracteriza las ceremonias en la Escuela Militar de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá, se llevó a cabo el ascenso de 854 integrantes del curso n. 92 al primer grado del suboficial del Ejército, quienes a través de este acto castrense inician la carrera con el más grande profesionalismo, valor y sentido heroico. El general Jaime Alfonso Lasprilla Villamizar, comandante del Ejército Nacional, presidió la ceremonia que tuvo lugar en el campo de paradas Boyacá, del Fuerte Militar de Tolemaida, escenario al cual asistieron oficiales, suboficiales, soldados, autoridades eclesiásticas, personal civil del Comando Superior y del Cantón. Asimismo, agregados y auxiliares de las agregadurías de Defensa, Militar, Naval y Aérea de los países hermanos de Argentina, Brasil, Ecuador, Perú, México y Venezuela, así como familiares del personal ascendido.
La sobriedad, uniformidad y cohesión sobresalió desde el inicio del magno evento, que también contó con la participación de la banda de guerra y bloques de alumnos de primero, segundo militar de la Escuela de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá.
Esta nueva promoción, a la cual le correspondió el nombre de un héroe de la patria, el sargento segundo Oscar Eneider Rojas Guerrero (asesinado por terroristas de las Farc, el 23 de abril de 2014) desfiló ante el comandante del Ejército y demás espectadores siendo liderada por Karold Andrés Agualimpia Mosquera, primer puesto del curso regular, a quien además le fue otorgada la medalla Francisco José de Caldas y luego el estandarte Nacional.

Kostian Irving Maníos Flórez, primer puesto del curso extraordinario también fue merecedor la distinción Francisco José de Caldas, luego de la imposición de las jinetas de cabo tercero. Seguidamente, la promoción fue bendecida.

El general Lasprilla en su discurso felicitó a todos los que hicieron parte de la promoción, 577 colombianos correspondientes al curso regular, 276 del extraordinario y una mujer del cuerpo administrativo, exaltando además de su formación en el alma mater de los suboficiales del Ejército Nacional la misión que cumplirán dentro de la Institución: Para iniciar su trabajo, llevan como credencial profesional los mejores conocimientos adquiridos en estas aulas, también las experiencias acumuladas en el constante y arduo entrenamiento y en los valores supremos cultivados en sus nobles hogares, los que han fortalecido en esta Escuela potenciando su carácter de soldados.
Inician una carrera que los obliga a apoyar constante y lealmente a sus comandantes y al soldado en el campo del combate, para satisfacer las necesidades de la Fuerza en la lucha que continuamos librando contra el terrorismo y la cual gracias a la ofensiva permanente que mantenemos sobre organizaciones estamos consolidando el anhelo de los colombianos. LA PAZ.
En este sentido, quiero manifestarles que la tarea que les espera, es compleja, muy exigente, demanda de constantes privaciones, requiere de una disciplina rigurosa y de total empeño, pero estoy plenamente convencido, que ustedes poseen las cualidades necesarias para desarrollarla y concluirla cabalmente para felicidad de nuestros compatriotas.
Al concluir su intervención se dio clausura a la ceremonia, entre aplausos salió del campo de paradas al personal ascendido, quienes a partir del momento se vestirán de honor por Colombia.

Prensa Emsub