"Es la única suboficial con tropa bajo su mando. Además, es la única mujer en Colombia experta en reparar y desmontar los helicópteros MI-17"

www.fuerzasmilitares.org (12MAY2015).- Yo siempre he creído que los hijos deben hacer lo que les guste. No me imaginé nunca que mi hijita estuviera en esto. En realidad siempre soñé que fuera médica, pero uno no puede cambiar la realidad ni tomar las decisiones por ellos. Cuando ella me dijo que quería ingresar al Ejército, lo único que le pedí y le rogué fue que no dejara la universidad; estaba estudiando Ingeniería de sistemas.

Mi otra hija también ingresó al Ejército pero se retiró y yo pensé que de pronto con Mayerling sería igual; pero no, es que mi hija tiene un carácter muy fuerte y ella lo que empieza lo termina. Pues que sea lo que Dios quiera, dije yo.

Ya con el tiempo me di cuenta de que le iba bien, que la querían mucho y que iba ascendiendo, así que como soy tan creyente lo que puedo hacer, y lo que hago todos los días de mi vida, es pedirle a Dios que la cubra con la sangre de Cristo de los pies a la cabeza; esa es mi primera oración todos los días.

Cuando cumplió los 20 años de servicio mucha gente le aconsejó que se retirara porque ella podía ganar más plata por fuera, por su experiencia y su trabajo: Pero ella dijo que no, que quería mucho al Ejército y que ella iba a terminar lo que había empezado. Yo la apoyé porque es una mujer adulta y puede tomar sus decisiones.

Al principio me preocupé cuando empezó a viajar a Rusia y a Estados Unidos a estudiar porque su hijo estaba muy pequeño y no me gustó mucho que lo dejara así desamparado, pero el esposo y la suegra han estado muy pendientes de él y eso me tranquilizó.

Es que yo soy consciente de que ella solo sirve para trabajar. Ella no sabe ser ama de casa, no está acostumbrada al oficio, no le gusta, es floja para eso, ¡qué le vamos a hacer! Menos mal que el esposo se dedica al hijo y a la casa cuando ella no está.

La regañé porque no quiso tener otro hijo. Es que eso de tener uno solo no está bien. Ahora mismo el hijo está grande y se va y se quedan ese par de viejos solos. Yo siempre quise que mis hijas tuvieran tres hijos, pero Mayerling no tiene horarios, en cualquier momento la llaman y no se sabe cuándo vuelve; ya se quedó así.

Cada vez que a ella la ascienden o la condecoran, me manda la plata del pasaje para que yo viaje desde el Caquetá, donde vivo con mi marido, a Bogotá. A mí me gusta acompañarla a todas las ceremonias. Me gusta verla en formación, marchando, cantando el himno. Eso es muy bonito. La última vez habló el ministro y le dio una medalla y una condecoración por ser la mujer más destacada dentro del Ejército.

Yo vivo muy orgullosa de lo que ha logrado mi hija (es la primera mujer que ha ascendido a sargento mayor, es la única suboficial que tiene tropa bajo su mando y es asesora del comando de Aviación del Ejército. Es además, la única mujer en Colombia experta en reparar y desmontar los helicópteros MI-17, -aeronave de fabricación rusa-. En las ceremonias no lloro, pero me siento la mujer más privilegiada del mundo, qué más le puedo pedir a la vida si mis tres hijas están casadas. Eso era lo que yo quería. Yo a ellas les enseñé a ser responsables, a cumplir sus deberes y les di fuete cuando se portaban mal.

Ahora me acuerdo de cuando Mayerling estaba pequeña y me contaba que se soñaba que volaba, pero no acostada sino de pie, y que se paraba en un alto a mirar las luces del pueblo y que la perseguían y ella no se dejaba atrapar porque seguía volando. En ese momento yo no entendía el sueño, pero sí estaba segura de que iba a llegar muy lejos.

La vida militar es dura y estricta, pero es mejor que los enseñen a ser rectos en la vida. Yo sé que ella ha sido una mujer destacada y privilegiada (de los 1.500 hombres y mujeres que entraron al servicio hace 23 años, 224 entraron a competir por el ascenso a sargento mayor el año pasado, solo 80 lo lograron y Mayerling fue la única mujer. Ha sido pionera porque siendo del cuerpo administrativo, es una de las tres mujeres que tiene especialidad operativa en un arma de combate como la aviación) y que es ejemplo para otras mujeres”.

cromos.com.co