Los suboficiales Rodolfo Díaz Donoso y Alfonso Carvajal Cuadros son investigados por homicidio, lesiones personales, desobediencia y presunto peculado culposo.
Los suboficiales Rodolfo Díaz Donoso y Alfonso Carvajal Cuadros son investigados por homicidio, lesiones personales, desobediencia y presunto peculado culposo.

www.fuerzasmilitares.org (25JUN2015).- En medio de las complicaciones que han surgido para el proceso de paz desde que las FARC levantaron el cese al fuego unilateral, las autoridades encontraron nuevas irregularidades sobre el ataque guerrillero que dejó 11 militares muertos en Buenos Aires (Cauca), que habría dado origen a la escalada de violencia.

Tan pronto se conocieron los lamentables hechos, el comandante del Ejército, Jaime Lasprilla, dijo que el ataque de las FARC fue “planeado, deliberado y premeditado, precisamente porque las tropas se encontraban realizando control militar de área”, igualmente dejó claro que siempre estuvo la institución al tanto para prestar apoyo a los militares en esa zona.

Sin embargo, la investigación tuvo un nuevo desarrollo. Desde hace varios días dos militares que sobrevivieron al ataque de la columna Miller Perdomo de las FARC permanecen detenidos en el batallón Codazzi de Palmira.

Se trata del sargento viceprimero Rodolfo Díaz Donoso y el cabo Alfonso Carvajal Cuadros, investigados por los delitos de desobediencia, lesiones personales, homicidio, peculado culposo por la muerte de sus compañeros el pasado 15 de abril.

En las últimas horas ha trascendido que los responsables de la unidad militar no estaban con su tropa en el momento del ataque, sino que se encontraban en un establecimiento público. De acuerdo con La FM y El Tiempo, las autoridades tratan de determinar si los militares se encontraban alicorados fuera del área y si habrían alterado documentos para ocultar sus faltas.

Por su parte, ambos uniformados insisten en que son inocentes y no han cometido ninguno de los delitos que se les endilgan. "Me están acusando a mí de homicidios. Yo no maté a los soldados, entonces a mí quién me va a responder. Usted viera cómo me volvieron la cara y la cabeza", dijo en entrevista con La FM el cabo Alfonso Carvajal.

Estos nuevos datos se suman a la investigación que desde hace varios días viene adelantando la Procuraduría sobre el ataque, para quien el mando militar pudo haber sido responsable por omisión.

“Presuntamente faltaron a la verdad en diversas oportunidades; entregaron información vital que no correspondía con la realidad o la ocultaron; incumplieron órdenes, instrucciones, recomendaciones e informes superiores, y posiblemente desconocieron de manera ostensible varios de sus deberes previstos en sus manuales correspondientes”, dice el documento divulgado por la institución.

En el documento de 10 páginas, la Sala Disciplinaria abre investigación contra nueve miembros del Ejército pertenecientes a Fuerza de Tarea Apolo y asignados al municipio de Buenos Aires. Para el Ministerio Público, el mando militar pudo haber sido responsable por omisión.

Según informó el Ministerio Público, no se tuvieron en cuenta las mínimas normas de precaución en una zona roja como es el municipio de Buenos Aires. Al parecer, no tenían equipos nocturnos y no había en la zona un oficial que dirigiera las operaciones.

De ser cierta la versión que han entregado algunos miembros castrenses y pobladores, se refuerzan la teoría inicial de la Procuraduría y queda un gran interrogante respecto al despliegue del Ejército en sus operaciones y de las medidas adoptadas en relación con los soldados que se encuentran en zonas rojas.

semana.com