Cabo Primero Edward Orlando Ávila comandaba un grupo de antiexplosivo
Cabo Primero Edward Orlando Ávila comandaba un grupo de antiexplosivo

www.fuerzasmilitares.org (04AGOS2015).- Quindío, ciudad milagro de Colombia con sus inigualables paisajes cafeteros y gente trabajadora y pujante, es la hermosa tierra que vio nacer y crecer al Cabo Ávila, hoy héroe de Colombia por su valentía al enfrentar el hecho de perder sus piernas cuando pisó una mina en Norte de Santander.

El pasado 6 de mayo, día de su cumpleaños, el Cabo Primero Edward Orlando Ávila comandaba un grupo de antiexplosivo mientras realizaba un despeje de área para avanzar en la construcción de un parque infantil en Convención Santander. De repente activó una mina antipersonal y desde ese momento en cada cumpleaños recordará que en esa fecha perdió sus piernas.

Estábamos realizando un procedimiento para la seguridad de los soldados que estaban construyendo el parque. Como a unos 100 metros de una de estas viviendas, junto a un platanal, di un paso y pisé la mina. Recuerdo que una vez quedé tendido en el piso me vi los pies destrozados y ahí mismo mis hombres me auxiliaron, indicó el Cabo Ávila.

Con gran esperanza y la fe puesta en Dios, sus compañeros lo trasladaron a la clínica Chicamocha y posteriormente al Hospital Militar de Bucaramanga donde poco a poco, pese a la pérdida de sus piernas, se ha recuperado de este gran impacto. Así mismo, agradeció el estar vivo y que nadie más activó esta mina.

Se cumplió con la misión que era proteger nuestra población civil, proteger a nuestros hombres. No me quiero imaginar lo que le hubiera pasado a un niño si hubiera manipulado ese artefacto. Lastimosamente salí yo afectado, perdí mis piernas, pero gané una gran experiencia de mi vida.

Hoy, con el apoyo de sicólogos, trabajadores sociales, médicos y abogados, continúa con un propósito, el mismo que ha tenido en su mente desde que inició su vida militar: servirle a la Patria Colombiana.

Con una voluntad de lucha inquebrantable, el Cabo Ávila continúa con su proceso de rehabilitación, la alegría y las ganas de vivir se notan en su voz mientras comenta: Mi valentía está en amar lo que hago, es el sentimiento de toda una institución y de toda la fuerza pública, nosotros estamos para servirle a la sociedad y a la patria, entonces no es solo el sentimiento del Cabo Ávila sino de todo un Ejército.

Héroe de la Patria

El Cabo Primero Ávila ha sido condecorado a nivel nacional y departamental, resaltando su valor como héroe de la patria y ejemplo de superación para miles de militares que se enfrentan a situaciones adversas. A todos los compañeros les digo que entreguemos lo mejor, que estamos en la mejor institución que tiene el país y debemos estar agradecidos por este privilegio. Es una labor de sacrificio, pero todo esto lo vamos a ver compensado un día cuando hayamos cumplido nuestro objetivo

La Octava Brigada del Ejército Nacional rinde un homenaje muy especial al Cabo Primero Ávila como símbolo de su heroico acto enmarcado en su fortaleza y valentía. Desde el departamento del Quindío, de donde es oriundo, realiza un permanente acompañamiento, velando por su pronta recuperación y generando acciones que mejoren su calidad de vida, como lo es la entrega de una vivienda en Armenia en convenido con el banco Popular.

Un sueño hecho realidad, su vivienda propia.

El pasado 31 de julio, el Cabo Edward Ávila en compañía de su esposa Elizabeth Salazar y su pequeña hija Sara Michell recibieron la donación de un apartamento por parte del Ejército Nacional en alianza con el Banco Popular. El acto protocolario de entrega de la vivienda se realizó en la cancha del conjunto residencial Ciudadela del Café en Armenia, donde se encuentra ubicada, y fue presidida por el Señor Ministro de Defensa Doctor Luis Carlos Villegas Echeverri, altos mandos Militares y Policiales y directivos del banco.

Se trata de un reconocimiento del Ejército Nacional y la Octava Brigada a la heroica tarea de este suboficial, que con su sacrificio evitó que resultaran afectados los niños de Convención Santander.

Se me quedan cortas las palabras para agradecer este gesto que han tenido conmigo y mi familia, la institución me ha acompañado desde el primer día y sigo cada día amando más a mi institución. Me alegra ver este trabajo mancomunado entre la empresa privada y las instituciones del estado, agradeció el Militar.

Por ahora, este héroe de la patria continúa con el proceso de rehabilitación mientras se adapta a sus prótesis para poder disfrutar plenamente su propio apartamento en Armenia, donde también espera iniciar sus estudios en arquitectura y cumplir así otro de sus sueños.

ejercito.mil.co