Ejército del futuro será multimisión
Ejército del futuro será multimisión

www.fuerzasmilitares.org (24MAY2016).- Mucho se ha hablado de la transformación que tendrá el Ejército Nacional. En algunas esferas de la oposición aseguran que el cambio en las tropas obedece más a un mandato desde la mesa de negociaciones de La Habana, hecho por las Farc, que a una iniciativa gubernamental.

En diálogo con EL COLOMBIANO, el general Alberto José Mejía, comandante del Ejército, explicó cómo será ese cambio, por qué se hace y lo que viene para la institución armada.

¿Cuánto lleva el proceso de transformación?

“Este es un proceso que hace el Ejército desde el año 2011. Desde esa época tenemos unos equipos dedicados a ese procedimiento. Esos equipos han producido más de 100 libros sobre todo este proceso de transformación”.

¿Por qué se habla que esta renovación obedece a instrucciones llegadas desde la mesa de conversaciones en Cuba?

“Obviamente esos tiempos y esos equipos nos indican que eso no es así. ¿Por qué? Este proceso de transformación se ha mirado desde diferentes ópticas, en primera medida es una iniciativa que mira el Ejército estructuralmente en sus pilares institucionales, el talento humano, la aquiescencia de operaciones, la logística, la acción integral, los temas de comando, control, comunicaciones y cibernética entre otros. Todos estos años se han examinado todas las debilidades, oportunidades y fortalezas desde un punto vital para el Ejército”.

¿Hubo espacio para evaluación autocrítica de errores?

“Tenemos una visión muy autocrítica de nuestros propios errores y con la experiencia aprendida y al mismo tiempo haciendo un proceso muy serio de comparación con otros países especialmente una alianza muy fuerte en todo lo que tiene que ver con la Otán. Al mismo tiempo hemos realizado este proceso viéndonos desde el punto de vista de la panificación por capacidades”.

¿En qué consiste?

“La planificación por capacidades es una doctrina que nos permite vernos a través de un lente del combate, porque la transformación es para ser un Ejército más entrenado, más capacitado, más flexible, más adaptable, más interoperable”.

¿No quedaría más débil el Ejército con este cambio?

“No, esta no es una transformación para ser más débil, no es una transformación para reducirse, para estar alejados de la tecnología, para perder, sino precisamente para cumplir con las exigencias del pueblo colombiano. Esa transformación abarca, aparte de la planificación por pilares, trabaja muy duro con los asuntos que tienen que ver con nuestra relación con la sociedad, las relaciones civiles y militares, y especialmente un gran cambio cultural, hay un gran cambio cultural, en los procesos de educación, de preparación y proyección de la fuerza. Desde que empezamos este proceso hemos roto todos los récords de tener suboficiales y oficiales preparándose en universidades de primer nivel, de talla mundial, para nosotros proyectar todo este esfuerzo que lo hacen expertos militares y civiles que nos han apoyado, con participación de ejércitos aliados y es una visión muy proyectiva de nuestras tropas hacia el futuro que busca solamente el fortalecimiento institucional para llevar a un Ejército que tiene una característica muy especial: es un Ejército multimisión”.

¿A qué se refiere con Ejército multimisión?

“Es un Ejército que se proyecta al futuro para cumplir un portafolio de misiones que nos ha encomendado el Ministerio de la Defensa Nacional, que abarcan específicamente como esfuerzo principal la protección en los temas de orden interno, la protección de nuestra soberanía en la fronteras y esfuerzos de apoyo en áreas tan importantes para la agenda mundial como son el medio ambiente, al atención de desastres, la atención de carácter humanitario, la proyección de nuestras capacidades para apoyar el fortalecimiento del tejido social en Colombia, y también para nuestra participación en misiones internacionales. Para hacer todo esto se necesita tener una estructura muy gerencial, una estructura muy internacional, requiere tener algo que denominamos un Ejército especialista, es decir que cada hombre o mujer que lo componen sea un especialista en un tema, que por 20 o 25 años toque un instrumento de la orquesta con la mejor calidad, la mejor eficiencia en esa tarea”.

¿Cómo está proyectado esto en tiempo?

“Está planificada inicialmente en tres etapas: 1.0 es el Ejército del 2104 al 2018 que tiene como objetivo fundamental garantizar el éxito de estos acuerdos de paz, y forzar a los grupos que aún faltan para que puedan sumarse a este proceso, es decir un Ejército muy marcado en lo asimétrico, en lo irregular, en lo no convencional. La fase 2.0 va desde el 2022 y es un Ejército que hace una transformación y empieza a tener unos cambios aún mayores, y un Ejército 3.0 que es la etapa en la cual iría del 2022 al 2030 y buscaría ser más internacional, de talla mundial, con características de gran desarrollo tecnológico y se convierte en un poderoso equipo de armas combinadas para aportar a la fuerza conjunta, que es la unión de capacidades de la Fuerza Aérea, la Armada y el Ejército. Nos preparamos para cumplir ese portafolio de misiones que el Gobierno nacional nos ha impuesto”.

¿Cómo está estructurado todo este objetivo?

“En primera medida una reestructuración del Estado Mayor, que es la cabeza del Ejército. Acabamos de presentar esa iniciativa, y es apenas el 0,1 por ciento de lo que estamos haciendo, un cambio hecho por nosotros para ganar, para ser más fuertes, para ser más poderosos y no una transformación para perder o ser más débiles”.

¿Cuál será el papel del Ejército en el posconflicto?

“Será el de trabajar muy duro con todos los campesinos de Colombia, apoyarlos y ayudar a la reconstrucción del tejido social”.

¿Cómo se verá en esta transformación esa lucha contra otras fuerzas ilegales que existen en el país?

“Estamos diseñando los conceptos ideales en el uso de la fuerza que nos permita garantizar que vamos a tener la mejor seguridad, que vamos a continuar incrustados en los territorios y no vamos a abandonar a los campesinos de Colombia, que no vamos a permitir espacios no gobernados, y todo ese esfuerzo pues con lleva una gran planificación, un gran trabajo de coordinación y una comprensión muy clara de cuáles son las amenazas que se ciernen y los retos en seguridad y defensa”.

Usted menciona que el Ejército de Colombia comenzará a hacer parte de misiones internacionales. ¿Esto podría poner al país en el ojo del terrorismo mundial?

“El presidente de la República ha realizado unos compromisos internacionales con la ONU para ayudar a construir democracia en otras altitudes. Este proceso inicialmente lo vamos a realizar de manera muy metódica, con células de planificación, estados mayores, posteriormente con unidades más pequeñas, especializadas, capacidades exportables, capacidades distintivas para dar el salto a otro tipo de unidades. Es un proceso para posicionar como potencia internacional y como un país que se preocupa por exportar seguridad y el apoyo para construir democracia. Así como unas naciones nos ayudaron en nuestro conflicto, nosotros vamos a tener también que ayudar a otras naciones”.

¿Qué imagen tiene el Ejército colombiano en el mundo?

“Tiene un altísimo grado de posicionamiento a nivel mundial. Prácticamente nosotros somos considerados en el top de los Ejércitos del mundo en capacidad contra la insurgencia, contra el terrorismo, y contra este tipo de guerras asimétricas, híbridas en las que se conjuga el empleo del terrorismo con el narcotráfico, con minería criminal, con guerrillas, con mafias, con carteles. Tenemos un prestigio altísimo representado también en la gran cantidad de estudiantes extranjeros que tenemos en nuestros institutos militares pero también en la gran cantidad de invitaciones que tenemos para ser conferencistas, además de la cantidad de equipos móviles de entrenamiento que hoy proyectan entrenamiento en el Caribe, Centroamérica y Suramérica”.

¿Desaparecerán las Fuerzas de Tarea Conjunta?

“No. Cuando se habla de conjunto es la responsabilidad del comando general de las Fuerzas Militares. La misión nuestra es aportar a la fuerza conjunta el mejor equipo de armas combinadas. Emplear muy bien mis capacidades infantería, de caballería, de ingenieros, de fuerzas especiales, empelarlas muy bien, entrenarlas y tenerlas en el mayor alto grado de sofisticación para aportar a la fuerza conjunta que es el empleo sinérgico de la fuerza militar a través de la acción unificada”.

¿En la restructuración se trató el tema de ejecuciones extrajudiciales?

“Es bien importante decirles que en este empeño hemos creado dentro de la nueva estructura organizacional una dirección de se llama Dante, que es la dirección de aplicación de normas por la transparencia. Esta organización busca que el Ejército tenga unos estándares de talla mundial en todos los temas de transparencia institucional. Para eso por ejemplo hicimos un convenio con la Otán para aplicar más de 150 normas de transparencia que aplican los ejércitos de ese organismo. Además, de convenios que estamos fortaleciendo y llevando a cabo unas normas más exigentes en todo el campo y esto va desde la contratación y el empleo de la fuerza y la proyección de capacidades. Es para nosotros el común denominador de la fórmula de transformación y hemos establecido que ese común denominador sea la transparencia porque somos conscientes de que solamente podremos tener un ejército del futuro, ser más poderosos y más fuertes si tenemos los más altos estándares de transparencia en toda nuestra gestión y en lo que proyectamos. Por eso no le vamos a fallar al pueblo colombiano y ese es nuestro compromiso”.

elcolombiano.com