Imprimir
Categoría: Ejército Nacional
Cobra 02 Urabeños
Alías Cobra 02, muerto en combate con tropas del Ejército Nacional y comandos de la Dijín de la Policía Nacional

www.fuerzasmilitares.org (08FEB2017).- En un operación coordinada entre el Ejército Nacional y la Dijin de la Policía, realizado en la madrugada de este martes en el corregimiento El Brillante, del municipio de Puerto Libertador, en Córdoba, murió Deivis Johan Barragán Blanco alias “Cobra II” importante cabecilla del Clan Golfo en el sur de Córdoba.

Desafortunadamente, en la operación también murieron el soldado profesional Fernando Hernández Arrieta y el patrullero Jhon Rojas Colmenares de la Dijín. El anillo de seguridad del delicuente abatido, recibió a los comandos de la Dijin y el Ejército con granadas. Por efecto de estas armas, los dos uniformados perdieron sus vidas.

A alias “Cobra II”, de 34 años de edad, se le sindica de adelantar y promover un plan pistola contra uniformados de la policía, además de homicidios y extorsiones en la zona del Alto Sinú y San Jorge, en los municipios de San José de Uré, Montelíbano y La Apartada.

El sujeto alías “Cobra II” es oriundo de la población de Tierralta, y según información de las autoridades comandaba el frente “Julio César Vargas” de “los Urabeños”. Tiene una orden de captura por el delito de concierto para delinquir agravado. Las autoridades colombianas ofrecían una recompensa de 150 millones de pesos por su captura y hacía parte de los más buscados del Clan del Golfo. Organización dedicada a diversas actividades delictivas.

Barragán se inició en Bloque Córdoba de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia, de las cuales se desmovilizó el 18 de enero de 2005, pasando a conformar Bandas Criminales (BACRIM) como muchos otros desmovilizados de esa organización.

Según registros de las autoridades, en agosto de 2015 asumió como cabecilla de “los Urabeños” en el sur de Córdoba tras la captura de Nelson Hoyos Sepúlveda, “Z5”, en la vereda Osorio, de Tierralta.

Lamentamos el fallecimiento de nuestros soldados y policías, y agradecemos su sacrificio por la paz y la seguridad.

 

(Douglas Hernández, Medellín)