Desminado Humanitario
Barrancabermeja es el tercer municipio en Santander, declarado como territorio libre de sospecha de minas antipersonal.

www.fuerzasmilitares.org (09ABR2018).- Barrancabermeja se convierte en el tercer municipio de Santander libre de sospecha de minas antipersonal que entrega el Ejército Nacional. 

Las tareas de desminado humanitario que comenzaron desde el año 2014 en Santander, dieron hoy su tercer fruto: 1.154 kilómetros cuadrados de Barrancabermeja, fueron liberados de sospecha de minas antipersonal, mediante el desminado humanitario adelantado por el Ejército Nacional en tierra santandereana. 

Con un evento protocolario en el que autoridades civiles, militares y comunidad en general exaltaron la labor de los Héroes Multimisión desminadores de Colombia, se firmaron también las actas que certifican a la ciudad como territorio libre de sospecha de minas antipersonal y que favorece a 191.754 habitantes de la región.

La intervención de la capital de la provincia de Yariguíes fue realizada por soldados del Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario n. 3, con el apoyo en seguridad de los uniformados de la Quinta Brigada.

Según Descontamina Colombia, el Puerto Petrolero registró 61 víctimas por minas antipersonal, de las cuales 51 son integrantes de la Fuerza Pública y 10 son civiles. 

En las tareas de Estudios No Técnicos se investigaron 98 eventos para cancelar o confirmar la sospecha de minas antipersonal o artefactos explosivos. 

Con esta entrega ya son tres los municipios libres de sospecha del enemigo invisible y silencioso, las minas antipersonal en el departamento de Santander. En años anteriores los desminadores entregaron San Vicente de Chucurí y Sabana de Torres.

En las poblaciones de El Carmen de Chucurí, Matanza y Suratá el desminado humanitario continúa; así mismo se espera que la información de la comunidad, facilite la intervención de los municipios asignados en tipología ll, que presentan mediana afectación, como son Macaravita, Lebrija, Suaita y Vélez. 

Las labores del Desminado Humanitario en la región les permite a las familias el retorno a sus hogares, tranquilidad en sus labores agrícolas, seguridad en los campos y el resultado de un trabajo arduo y constante que garantiza el bienestar de la comunidad.

 

(Prensa Ejército)