La Fiscalía confirmó la captura de un mayor, un capitán y cuatro soldados del Ejército que tenían en su poder un cargamento de 600 kilos de cocaína extraídos de laboratorios de droga de la zona de Mutatá (Antioquia).

Según las autoridades, los militares estarían negociando la droga con integrantes de bandas criminales que delinquen en ese departamento.

Este resultado se logró luego de varios meses de seguimientos e interceptaciones por parte del grupo de investigadores de la unidad de bandas criminales de la Fiscalía.

Los uniformados que portaban sus uniformes y sus armas de dotación en el momento de la captura, serán judicializados en las próximas horas por los delitos de tráfico de droga y concierto para delinquir.

elespectador.com