General Tito Saúl PinillaEsta semana se conocerán los resultados de la investigación sobre la caída del avión Supertucano en el Cauca, en junio pasado, hecho en el que murieron el piloto y el copiloto de la aeronave. En entrevista con EL TIEMPO su comandante, el general Tito Saúl Pinilla, habla del tema y revela que la vida útil de los emblemáticos aviones Hércules llegó a su fin.

¿Los Hércules saldrán de circulación?

Algunos de estos aviones colombianos van a cumplir 40 años de servicio. Todavía siguen siendo totalmente operables y los modernizamos, pero debemos ser realistas; van a cumplir su tiempo y el país necesitará en unos años aviones que transporten a la tropa, por lo que hemos querido ingresar en el diseño del KC390, que los reemplazará. Partes de esos aviones se harán en Colombia, pero la casa matriz está en Brasil (Embraer).

¿Este KC390 cumple las mismas funciones?

Será un avión de transporte ligeramente más grande que el Hércules que hoy tenemos; podrá transportar unos 100 hombres hasta a 2.000 kilómetros de distancia, con propiedad de reabastecerse en el aire y con capacidad para reabastecer aviones de combate. Es el avión de nuestro futuro. Desarrollaremos parte de él en el Valle del Cauca y participará en su financiación el Ministerio de Defensa.

¿También están trabajando en la modernización de los aviones Tucano?

Sí. Los Tucano los adquiere Colombia hace aproximadamente 20 años y fueron parte integral del conflicto, en el sentido de que fueron utilizados para el combate. Estos aviones cumplían una misión diaria: de día, en entrenamiento de pilotos y en la noche, en operaciones de guerra. Esto hizo que las horas de vuelo que tenían disponibles se acabaran muy rápido, es decir, el avión llegó a la máxima cantidad de horas que podía volar, y si no se les hacía el mantenimiento necesario, quedaban fuera de servicio.

¿Tuvieron más uso de lo presupuestado?

Fueron parte integral del conflicto. De estos aviones hay en el mundo unos 500, y los primeros en la historia que cumplen sus horas totales (de vuelo) son los colombianos. Así, la FAC decide hacer un proyecto con Embraer, viendo la necesidad de hacer el mantenimiento. Por eso recibimos una autorización de esa empresa que nos permite ser el único país y la única Fuerza Aérea autorizada para hacer esa modernización de los aviones Tucano.

¿Cuándo se hará el proceso de mantenimiento?

En enero de 2013. Y quedamos listos, gracias a la licencia que recibimos, para hacer otros mantenimientos de Tucanos. Las fuerzas aéreas de Suramérica, Centroamérica, Europa y Asia que tienen estos aviones tendrán que venir a Colombia.

Y sobre los aviones no tripulados, ¿cómo va el tema?

La FAC, en compañía de otras empresas extranjeras, desarrolló, construyó y tiene en periodo de pruebas el primer avión no tripulado. La ventaja es que sirven para la inteligencia y ubicación de objetivos militares. Funcionan para evitar desastres o muertes por volcanes.

Todos estos cambios repotencian a las Fuerzas Militares para el combate, pero ¿qué opina del proceso de paz?

Yo en el proceso de paz me declaro optimista, quiero tener el mismo optimismo que tiene el presidente Juan Manuel Santos. Pero tenemos que decir a los colombianos que la paz se logra por la razón o por la fuerza. Nuestra tarea es ganar la guerra, por eso continuaremos esa línea. Si eso contribuye a que llegue la paz, lo seguiremos haciendo.

El caso del Supertucano que cayó en Cauca

¿Cuatro meses después ya saben qué le pasó al Supertucano que cayó en Cauca?

La vedad es que Embraer, la empresa brasileña constructora, no pudo hacer la verificación de la caja negra por el estado en que fue golpeada y mal utilizada por las personas que la guardaron. Tuvimos que llevar este sistema a Canadá (compañía fabricante). La primera conclusión es que no hubo ningún factor externo como un misil, un disparo o artillería antiaérea enemiga que haya destruido el avión. Es un accidente de aviación y la causa exacta la sabremos el jueves.

¿La caja fue manipulada?

Intentaron abrirla pensando que había algún material de valor. La caja está diseñada para resistir impactos de 20 a 30 gravedades y mantenerse en buen estado para leerla posteriormente. Sin embargo, las personas que la manipularon, en este caso los indígenas, creo que la intentaron abrir utilizando diferentes materiales (como machetes) que dejaron la caja en un estado lamentable.

eltiempo.com