Sequoia Space con el presidente Juan Manuel Santos.  Ivan Luna, gerente comercial y cofundador, presentándole uno de los satélites de la serie Nukak.www.fuerzasmilitares.org (23JUN2013).- La firma Sequoia Space lanzará su primer satélite. Sus socios trabajan en otro para la Fuerza Aérea. En un discreto edificio de ladrillo a la vista, de cinco pisos y portones oxidados en la calle 62 con carrera novena, del barrio Chapinero de Bogotá, despega la iniciativa privada aeroespacial más importante del país.

Aunque no hay ningún letrero, en las oficinas 201 y 404 funciona Sequoia Space, la desarrolladora colombiana de alta tecnología que fue elogiada por un científico de la Nasa: “No solo su tecnología es tan avanzada como la de Silicon Valley (cuna de Google y Apple), sino que el modelo de negocio es mejor”, dijo Pete Worden, director del centro Ames, cuando conoció el proyecto en una feria de emprendimiento.

Sequoia Space, no obstante, ya no es una mera idea: desde el 2007 construye satélites LEO, de órbita terrestre baja, capaces de dar una vuelta a la Tierra en solo 90 minutos y de enviar información confiable a una estación en tierra. La Fuerza Aérea Colombiana, FAC, le confió el desarrollo del primer satélite en funcionamiento que tendrá el país (véase recuadro) y la Universidad Alas Peruanas, de Lima, le encargó todo su programa aeroespacial y la construcción del Uapsat I, un satélite con fines científicos y educativos que ya fabricaron y que será lanzado en septiembre desde Cabo Cañaveral, Estados Unidos.

Los creadores

Detrás de esta empresa están los jóvenes ingenieros Iván Luna, Andrés Alfonso, Elkin Cifuentes y Carlos Suárez, que iniciaron, como la mayoría de los que hacen cosas extraordinarias, con las uñas.

Luna y Alfonso, que ya habían sido socios en el año 2002 (quebraron con una empresa de servicios de tecnología), se encontraron meses después en la Universidad Sergio Arboleda, que los llamó para hacer parte del grupo de ingenieros del proyecto Libertad I, un satélite experimental, pequeño, de solo un kilogramo y de transmisión de información que desarrollaron tras cinco años de trabajo.

El proyecto culminó con éxito en 2007, cuando se puso en órbita el satélite, el primero construido en el país y el único lanzado al espacio en la historia de Colombia. Luna –quien fue el líder del equipo que hizo esta proeza– no dudó, una vez terminado el trabajo, en montar una empresa.

En palabras a su amigo Alonso, Luna sostuvo que si habían podido hacer un satélite para una universidad, podían hacer los necesarios para las 1.122 de América Latina.

“Hacerlos es sencillo –argumentaba Luna–. Es ingeniería pura, supercomputadores en miniatura capaces de cargar cámaras y equipos que se pueden importar”.

Empezaron representando en la región a tres empresas del sector aeroespacial: la estadounidense Pumpkin Inc., la británica Rowley Associates y la productora europea de paneles solares Azur Space.

Después construyeron sus propias partes de satélites. Crearon, por ejemplo, una tarjeta de desarrollo electrónico, que viene equipada con sensores, GPS y que se le vende al que esté aprendiendo a fabricar satélites. Aunque aún la empresa está comenzando, ya tiene seis empleados y vende 2.000 millones de pesos al año.

La técnica. Así son sus creaciones

Los satélites de Sequoia Space son de órbita terrestre baja, LEO. Son pequeños, desde 10 x 10 cm hasta 20 x 30 cm, y pesan entre 1,2 y 20 kilos. Su principal función es la de observación; pueden tomar fotografías de alta definición en la Tierra, como las de Google Earth, y en algunas ocasiones ser usados para comunicaciones básicas y GPS. Son, en palabras de Iván Luna, “como un super-computador, pero pequeñito y con materiales ultrarresistentes (deben soportar temperaturas de hasta 100 grados bajo cero) y con sistemas de energía y de comunicación autónomos”.

Tienen siete tarjetas electrónicas, antenas de comunicación y paneles solares.

La Fuerza Aérea los contrató

El jefe del departamento de Asuntos Espaciales de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, coronel Raúl Gutiérrez, le dijo a EL TIEMPO que Sequoia Space desarrollla para ellos un nanosatélite de observación, aprobado el 17 de abril de 2012. Este será para monitoreo de operaciones y cuidado de fronteras, entre otros usos. Estará listo en el 2015.

eltiempo.com