Hoy, en San José de Costa Rica, en un documento de más de mil páginas, el Estado colombiano negará toda responsabilidad en la muerte de 17 civiles en Santo Domingo (Arauca), en diciembre de 1998, caso por el que dos oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC)fueron condenados a más de 30 años de cárcel por el Tribunal Superior de Bogotá en el 2011.

EL TIEMPO conoció el alegato que entregará la Cancillería, que representa a la Nación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde el país fue demandado por varias ONG que consideran quela Justicia colombiana no ha condenado a todos los involucrados en el caso, a pesar de que han transcurrido casi 15 años.

 

El argumento central del Gobierno, que va en contravía con la decisión del Tribunal, es quelos muertos de Arauca fueron víctimas de un carro con explosivos de las Farc y no de una bomba arrojada desde el helicóptero que piloteaban los oficiales César Romero y Johan Jiménez Valencia. La estrategia apunta a abrir en San José el debate sobre las pruebas que, dirá la Cancillería, no se valoraron adecuadamente en el país.

Así, se le pedirá oficialmente a la CIDH que convoque a expertos internacionalespara que revisen las pruebas del expediente y practiquen otras. El punto central será el análisis del FBI, clave en la condena contra los pilotos, y que, según la defensa de la Nación, habría sido practicado a restos de una bomba de la FAC que no estalló en el caserío.

En el dossier que entregará Colombia tambiénse incluirá la condena de 53 años de prisión que en el 2011 dictó el Tribunal Especializado de Arauca contra alias 'Granobles', jefe de las Farc en el oriente del país y hermano del 'Mono Jojoy', por la muerte de los 17 civiles y de nueve militares en Santo Domingo.

Esa decisión, que está en firme, responsabiliza a las Farc por este caso. Según el fallo, que tuvo en cuenta testimonios de habitantes del caserío y las pruebas recogidas en los primeros momentos de la tragedia, los guerrilleros"se escondieron en las casas y desde allí disparaban a las tropas, usando a la población civil como escudos humanos".

El juez de Arauca también tuvo en cuenta que los análisis de en las esquirlas halladas en casas y cuerpos de algunas víctimas había rastros de nitritos y nitratos,"materia prima que comúnmente se utiliza y se ha encontrado en bombas y artefactos explosivos de fabricación casera",mientras que no había rastros de TNT, el explosivo que se usa en bombas militares.

Aunque la mayoría de testigos que han declarado aseguran que la explosión ocurrió después de la llegada de los helicópteros militares, que participaban en una operación antinarcóticos, algunos indican que la guerrilla sí estuvo en Santo Domingo, que quemó una bomba de gasolina y que luego voló con granadas el camión que estaba frente a un billar, que a su vez estaba cargado de explosivos.

La condena vigente

El 15 de junio del 2011, el Tribunal Superior de Bogotá condenó a 30 años a César Romero Padilla y Johan Jiménez Valencia, piloto y copiloto del helicóptero de la FAC que, en 1998, participó en una operación contra las Farc cerca a Santo Domingo, en Tame (Arauca).

El fallo dice que dispararon una bomba Cluster y causaron la muerte de 17 campesinos, entre ellos 6 niños. Un coronel y un mayor también son investigados porque, al parecer, dispararon contra pobladores que huían. Este caso es emblemático y en su momento provocó la suspensión de la ayuda de Estados Unidos a la base militar de Palanquero, la más importante del país.

eltiempo.com