Los dos hombres que cometieron el misterioso robo del helicóptero, en pleno vuelo entre Cali y Buenaventura (Valle), sabían a lo que iban. Imagen ilustrativa
Los dos hombres que cometieron el misterioso robo del helicóptero, en pleno vuelo entre Cali y Buenaventura (Valle), sabían a lo que iban. Imagen ilustrativa

www.fuerzasmilitares.org (30JUN2015).- Los dos hombres que cometieron el misterioso robo del helicóptero, en pleno vuelo entre Cali y Buenaventura (Valle), sabían a lo que iban. Contrataron sus servicios por apenas unas horas, con el falso propósito de esparcir las cenizas de un familiar en el Océano Pacífico.

En cambio, redujeron al piloto y lo obligaron a dirigirse a una zona selvática en Condoto (Chocó).

Tenían todo planificado. Desde el aire lanzaron los aparatos de geolocalización de la aeronave. También despojaron de celulares y reloj al piloto, buscando evitar que los rastrearan por cualquier medio.

El helicóptero resultó hurtado hacia las 9:45 a. m., la misma hora en que la aeronave dejó de aparecer en los radares de la Aeronáutica Civil.

Las autoridades, luego de tres días de ocurrido el misterioso hecho y cuando analizan el tema en un consejo de seguridad, tienen la hipótesis de que un narcotraficante podría estar detrás del robo.

“Sólo un narco desesperado por moverse en una zona compleja puede organizar un robo de esta magnitud. Pero no pueden ocultar un equipo de estos durante mucho tiempo. Ya las alarmas están encendidas y les quedará difícil moverse”, dijo un experto en seguridad.

Indicios

El comandante departamental de la Policía, coronel Javier Martín Gámez, aseguró que están adelantando la investigación y para ello buscan videos y fotos tomados en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, desde donde despegó el aparato. “La empresa que presta este servicio tiene unos elementos y unos nombres”, dijo el oficial, quien no quiso adelantar más detalles.

Por su parte, el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, refuerza la tesis de que quizá el narcotráfico está detrás del episodio. Aseguró que aunque aún no saben para qué pudo haber sido hurtada la aeronave, no fue para algo bueno, “sino para una perversidad”.

Semana.com contactó a un experto en el tema, el capitán Jaime Hernández, presidente de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, quien explicó que estos helicópteros se usan en zonas donde no hay pistas de aterrizaje, lo que le permitiría descender en cualquier lugar. “Claramente a los delincuentes les va servir para transportar armas, drogas o personal. En manos de criminales se podría hacer cualquier cosa”.

Por la forma como sucedió el robo, el capitán aseguró que “es más que evidente que los delincuentes conocen a la perfección este tipo de helicópteros y saben cómo evitar los radares para ser detectados. Sin embargo, también sabrán que hay aviones de la FAC que patrullan constantemente las zonas y les va dificultar lo que pretendan hacer”.

¿Cambia la seguridad?

Con el hecho surgen cuestionamientos en cuanto a la seguridad que maneja este tipo de vuelos chárter. Según el capitán Hernández, aun cuando la seguridad es la misma en todo tipo de vuelos, el piloto siempre está muy expuesto a un hecho como este. “Cuando se está volando una aeronave, cualquier arma puede ser letal, por eso siempre hay tanta seguridad. Si algo o alguien se sale del orden normal, empieza el riesgo”.

El gerente de la empresa Delta, capitán Luis Eduardo Cohen, fue tajante en advertir que las medidas de seguridad fallaron en este caso. “Tenemos que tener más cuidado. Un helicóptero puede transportar muchos explosivos y hacer mucho daño en el país (…) La aeronave no se ha encontrado y probablemente no la van a encontrar. Si es por subversivos, lo pintan de militar. Y si es por narcotraficantes, de seguro ya no está en el país”, precisó.

La Aeronáutica Civil inició también una investigación interna para poder determinar cómo ingresó el arma con la que amenazaron al piloto. Según fuentes de esta entidad, es probable que haya sido ingresada en la caja de madera donde se llevaban las supuestas cenizas.

La investigación avanza poco a poco y la Policía ofreció 100 millones de pesos para quién entregue información que contribuya a dar con el paradero de la aeronave. Un misterio en los cielos del país.

semana.com