Las aeronaves remotamente tripuladas están siendo fabricadas por la Fac para vigilar lugares apartados del país.
Las aeronaves remotamente tripuladas están siendo fabricadas por la Fac para vigilar lugares apartados del país.

www.fuerzasmilitares.org (07SEP2015).- Con las aeronaves remotamente tripuladas (ART) o los llamados drones, la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) hace vigilancia aérea permanente en procura de erradicar la minería ilegal en el país. Así lo dio a conocer el general Carlos Eduardo Bueno Vargas, comandante de la FAC.

Con estas nuevas capacidades de tecnología –dijo el oficial– se patrullan las zonas de mayor afectación y con presencia de redes dedicadas a la minería ilegal.

Bueno explicó los alcances de este tipo de equipos, que permiten obtener una visión panorámica de cualquier movimiento de grupos al margen de la ley dedicados a la explotación minera, una de las mayores fuentes de financiación de estructuras criminales.

Este diario estableció que la FAC cuenta con seis drones Hermes 900 y al menos cuatro Hermes 450 de fabricación israelí.

El Hermes 900 tiene capacidad de carga de hasta 400 kilos. Es uno de los más empleados en labores de vigilancia, pues cuenta con una autonomía en vuelo de 30 horas.

“El ART tiene una extraordinaria capacidad técnica y versátil, porque es una aeronave no tripulada que vuela bastante, a gran distancia, y que puede hacer un análisis silencioso de inteligencia, recopilar esa información y ponerla al servicio de operaciones especiales”, dijo el general.

Agregó que estos equipos pueden suministrar información de detección térmica, además de tener una función especial que facilita visualizar con muy buena resolución cualquier tipo de movimiento sospechoso, a través de un sistema que permite grabar un video desde los aires. “Desde una altura considerable puede establecer si la persona está o no armada, la puede ubicar por calor, o cuántas están escondidas en un sitio determinado. Lo que buscamos con el ART, además, es detectar los apiques (el pozo de una mina)”, indicó Bueno.

El ataque frontal ordenado por el presidente Juan Manuel Santos contra la minería ilegal, que genera daños ecológicos, ha sido enfocado en Chocó, Cauca, Valle del Cauca y Nariño, departamentos considerados críticos, por la presencia de grupos ilegales y la dificultad para acceder a las zonas de explotación.

Los drones ya vienen siendo usados por la Policía en el control de carreteras, en operaciones en zonas de frontera contra redes de contrabandistas y en la vigilancia de escenarios deportivos, culturales o grandes centros de concentración de personas en las ciudades.

eltiempo.com