El helicóptero Bell 206, con matrícula HK4511 de la empresa Delta, fue robado en Chocó en junio pasado. Imagen de archivo
El helicóptero Bell 206, con matrícula HK4511 de la empresa Delta, fue robado en Chocó en junio pasado. Imagen de archivo

www.fuerzasmilitares.org (09OCT2015).- A 21 millas al norte de la capital de Chocó, cubierto con plásticos de color negro, solamente con la silla del piloto y pintado de azul: así encontró el Ejército el helicóptero Bell 206 que en junio pasado fue reportado como robado. Tropas de la Brigada contra el narcotráfico lo ubicaron en la vereda Corede, de Quibdó.

El coronel Hernando Garzón Rey, comandante de la Brigada contra el narcotráfico, le dijo a este diario que una conversación interceptada al Eln daría cuenta de que la aeronave estaba en poder de esa guerrilla. “Nos cayó el Ejército en donde teníamos el juguetico”, se escuchó decir a los guerrilleros, según contó el coronel Garzón Rey.

Agregó que el helicóptero estaba casi en su totalidad pintado de azul. “Solo le faltaba la parte de la cola”, indicó el oficial. Agregó que en la ubicación fue clave la llamada de una persona que entregó detalles del sitio donde se encontraba.

A los investigadores les llama la atención que a la aeronave le hayan retirado las sillas. Como en los casos de avionetas detectadas usadas para el tráfico de cocaína, al helicóptero solo le habían dejado el asiento del piloto.

Así, toma fuerza la hipótesis de que el helicóptero fue hurtado con el objetivo de mover un cargamento de coca, aunque también se planteó que pudiera ser usado para transportar armas o a un jefe guerrillero o a un narcotraficante.

En la zona donde fue hallada la nave hay presencia de cultivos de coca y también del frente Resistencia Cimarrón del Eln.

El robo del helicóptero, de matrícula HK4511 de la empresa Delta, fue reportado a finales de junio pasado. El piloto, el capitán Diego Alejandro Reyes, denunció que una pareja lo contrató para cubrir la ruta Cali-Buenaventura para arrojar unas cenizas. Pero que después de unos minutos de despegar, fue obligado a desviarse y a aterrizar en las selvas de Chocó.

Inicialmente, la aeronave fue reportada el 28 de junio pasado como desaparecida cuando sobrevolaba el sector de Loboguerrero, a medio camino de la ruta que une a Cali con Buenaventura. Horas después el piloto llegó a Condoto, Chocó, donde contó su versión de los hechos.

En la investigación, las autoridades establecieron que la pareja señalada del hurto utilizó documentos falsos. Se estableció que utilizaron la identidad de personas en Bogotá que habían denunciado la pérdida de sus documentos.

El Ministerio de Defensa ofreció la recompensa de 150 millones de pesos por información que permita aclarar los hechos. Además, a través de Interpol, se enviaron alertas a las autoridades de Panamá y Ecuador ante la posibilidad de que el helicóptero fuera sacado del país.

Otra de las hipótesis planteadas en el proceso es que podría tratarse de una estrategia para cobrar el seguro del helicóptero.

Fuentes en la investigación dijeron que la Policía ya solicitó varias órdenes de captura, que están a la espera de que un fiscal y un juez las avalen.

eltiempo.com