Gustavo Alberto Lenis, director de la Aeronáutica Civil.
Gustavo Alberto Lenis, director de la Aeronáutica Civil.

www.fuerzasmilitares.org (20OCT2015).- Hay obras en terminales aéreos grandes y pequeños... Sí, pero no todos son pequeños. Hay aeropuertos como el de Leticia, que no es tan pequeño y se está haciendo uno nuevo. También en Ipiales, Ibagué y Yopal.

Estamos también interviniendo en Pasto, Cúcuta, Bucaramanga, Santa Marta, Agua Chica, Capurganá, Puerto Asís, Tame, Trinidad, Puerto Carreño, Puerto Leguízamo, Puerto Inírida, San José del Guaviare, San Vicente, Florencia y Guaymaral. En unos estamos haciendo arreglos de pistas y en otros, mejorando la infraestructura. Tenemos otros aeropuertos que no son nuestros, pero estamos trabajando en ellos, como el de Bahía Solano. La verdad es que estamos trabajando en todos.

¿Desde hace cuánto no se hacían obras de infraestructura en los aeropuertos?

Lo ilustro con este ejemplo. Yo estuve del año 1993 al 2000 en la presidencia de Avianca, y antes del 93 puedo decir que en Bucaramanga apenas el año pasado se inauguró su nuevo terminal. Si se quita esta parte, creo que en 30 años no le habían puesto un peso. Así ha sido igualmente en Cúcuta, Valledupar, Montería…

Usted ha trabajado en mejorar el manejo del espacio aéreo para que no se pierda tiempo en las operaciones. ¿Qué avance hay?

Ese es un proyecto que está todavía en implementación. En un ejemplo se resume lo que se está haciendo. Nosotros crecimos el 5 por ciento en las operaciones de El Dorado en el último año, y las aerolíneas han mejorado el cumplimiento en 13 puntos por lo hecho.

¿Cómo lo han logrado?

Hemos descongestionado el aeropuerto El Dorado. Y se ha logrado mejorando los procedimientos. Estamos implementando el rediseño del espacio aéreo de El Dorado, y eso trae lo siguiente: además de lograr menos tiempos de vuelo, lleva a que haya menos consumo de combustible, menos emisión de gases y, obviamente, las aerolíneas pueden planear mejor sus itinerarios. Nosotros implementamos dos softwares. Uno, que es donde se maneja la planificación de todos los vuelos de las aerolíneas. Y otro es para la administración de ese primer software. Es decir, este ajusta a diario los itinerarios de las aerolíneas para que no se armen las tremendas colas de aviones que antes había en espera.

¿Se ha trabajado lo mismo en otros terminales aéreos?

La segunda etapa es implementarlos en todos los aeropuertos del país. Había que comenzar por Bogotá. ¿Por qué? La concentración de las operaciones en El Dorado es total. El tráfico total del país es de 31 millones de pasajeros, pero más de 23 millones pasan por El Dorado. Por eso se había convertido en un cuello de botella, porque más del 95 por ciento de los aviones pasan en algún momento por Bogotá. Y si el de aquí se congestiona, pues retrasa los vuelos del resto del país. Por tal razón, los esfuerzos se están haciendo inicialmente en Bogotá.

A propósito, ¿cuántos aeropuertos ya tienen la certificación para seguridad operacional?

Ninguno. Pero nos hemos comprometido a que un porcentaje de aeropuertos estén certificados a diciembre del próximo año.

¿Cuáles estarían listos?

Hemos avanzado en el Camilo Daza de Cúcuta, Palonegro de Bucaramanga y Rafael Núñez de Cartagena. Serían los primeros que podrían comenzar a quedar certificados hacia mediados de junio del próximo año. En El Dorado ya están bien avanzadas las obras para ese fin.

Con el despegue de obras, ¿cuántas líneas han pedido pista en el país?

Entraron aerolíneas como Tap de Portugal, KLM de Holanda, Avior de Venezuela. Nosotros queremos ahora una aerolínea asiática. Se han firmado acuerdos bilaterales con Corea y Emiratos. En diciembre comienza Delta a volar desde Atlanta hasta Cartagena, directo ida y vuelta, y ya empezó American a volar a Barranquilla este año ida y vuelta. Tenemos un incremento importante en la cantidad de vuelos de aerolíneas extranjeras.

¿Cuál es su meta?

Está fijada más en el área operacional porque el mejoramiento de la infraestructura ya está caminando. En el tema operacional hay que culminar todo el desarrollo del rediseño del espacio aéreo de Bogotá y después extenderlo al país. Esto trae inmensos beneficios no solo por menor tiempo de vuelo de los aviones sino que hay menor afectación al medioambiente por menos consumo de combustible y emisión de gases. También estamos haciendo un diagnóstico completo de la infraestructura aeronáutica, para planear el futuro de qué infraestructura debe tener Colombia.

eltiempo.com