General (r) Rito Alejo del RioEx jefe del Ejército en Urabá y Bogotá, el general Rito Alejo del Río es, sin duda, uno de los más pólémicos y cuestionados militares colombianos.

Aunque los rumores sobre sus supuestos nexos con los 'paras' empezaron desde comienzos de los 90, fue su paso por la Brigada XVII, con sede en Carepa, la etapa más cuestionada de su carrera. En ese momento, años 95 al 97, empezó la sangrienta arremetida de los 'paras' de Carlos Castaño hacia el Urabá y Chocó y hubo decenas de denuncias sobre la colaboración entre las tropas de Del Río con los 'paras'.

Ex jefes 'paras' como Salvatore Mancuso y el 'Alemán' han hablado de reuniones con el general. Ahora, la justicia determina que la famosa 'operación Génesis' fue una operación conjunta por la cual el Ejército cubrió la entrada de los 'paras' a territorios, especialmente del Chocó, donde las Farc eran fuertes.

Tras la polémica en Colombia y la presión de ONG e incluso del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Del Río fue llamado a calificar servicios.

Él y otro general señalado por las ONG, Fernando Millán, fueron objeto de un sonado evento de desagravio convocado por el entonces exgobernador de Antioquia Álvaro Uribe -que fue mandatario seccional en la misma época en la que Del Río fue comandante en Urabá- y por el ex ministro Fernando Londoño.

En el 2001, Del Rio fue detenido por orden de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía, pero el fiscal Luis Camilo Osorio -que de nuevo acaba de ser cuestionado porque en su administración se cerró la investigación contra el general Mauricio Santoyo, que acaba de declararse culpable de apoyar a los 'paras'- cerró su proceso.

Sonó para dirigir central de inteligencia

Ya en el gobierno de Uribe, Del Río sonó para manejar la Agencia Central de Inteligencia que iba a crearse en el 2002, pero terminó distanciado del expresidente al igual que el fallecido exsecretario de Gobierno de Antioquia Pedro Juan Moreno, quien era otro promotor de la inteligencia bajo una sola mano.

En la Fiscalía de Mario Iguarán, se reabrieron las investigaciones contra Del Río y fue capturado. Desde hace cuatro años está en una guarnición militar de Bogotá a la espera de la sentencia que finalmente se acaba de producir contra él.

Boyacense, el nombre del general también ha sido mencionado por su cercanía con un polémico empresario de las esmeraldas que habría llevado a la gente de Carlos Castaño a la zona: Yesid Nieto. Ahora, se convierte en el oficial más representativo de las Fuerzas Militares condenado por crímenes cometidos por los 'paras'.

eltiempo.com