Imagen de archivoAnte la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema, la Procuraduría General de la Nación presentó una acción para que se revise el fallo que absolvió a tres militares investigados por su presunta participación en la ejecución de un ciudadano en hechos registrados el 16 de abril de 1993 en Barrancabermeja, Santander.

En la acción judicial se le pide al alto tribunal revisar las sentencias que absolvieron a los uniformados por el presunto homicidio de un ciudadano y lesiones de tres civiles, entre ellas un menor de edad, y la cual fue emitida por la Corte Marcial del Juzgado Segundo de División y el Tribunal Superior Militar.

En su argumentación la Procuraduría General presentó el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el cual se concluyó que los uniformados "ejecutaron al señor Leonel de Jesús Isaza Echeverry en su vivienda, sin motivo aparente y mientras se encontraba en total estado de indefensión”.

Con estos argumentos se precisa la evidencia de una violación de los derechos consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, relacionados con la vida y la integridad personal puesto que se estableció un incumplimiento de las obligaciones del Estado de investigar seria e imparcialmente violaciones al DIH.

En su solicitud, la Procuraduría hizo énfasis en el pronunciamiento de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, que examinó las pruebas aportadas, las controvirtió ampliamente y puso en tela de juicio, tanto la actuación procesal, por no haberse adelantado ante un tribunal independiente y autónomo, como la decisión que le puso punto final a favor de los militares enjuiciados.El Ministerio Público solicitó la nulidad de la actuación procesal desde el cierre de investigación y que se ordene remitir la actuación a la Fiscalía, que debe ser el competente para conocer de esta violación de los Derechos Humanos.

En el fallo de primera instancia fueron absueltos el teniente del Ejército, Hernán Carrera Sanabria y los soldados profesionales Alexander Bonilla Collazos y Jorge Armando Cruz Gonzalez, adscritos al Batallón de Artillería Nueva Granada. 

elespectador.com