Alias Caliche“Esta fue una operación terrestre, sostenida y estratégica. ‘Caliche’ hacía parte del estado mayor de las Farc, comandó la columna móvil Jacobo Arenas durante 15 años y estuvo 30 años en las Farc. Es responsable de ataques terroristas, secuestros, y tenía nueve órdenes de captura. Este es un gran golpe”.

Con esas palabras el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, describió cómo había ocurrido el operativo de la Fuerza Pública en la madrugada del pasado 5 de mayo, en zona rural de Leiva (Nariño), en el que murieron siete guerrilleros. ‘Caliche’, alias de Leonidas Zambrano Cardozo, era el más importante de ellos. “Este es un golpe fundamental al corazón de las Farc”, expresó el comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, general Jorge Humberto Jerez.

La última fotografía que se conoció de Leonidas Zambrano Cardozo provino del computador de un abatido jefe guerrillero conocido como ‘Jerónimo’. Posaba junto al histórico fundador de las Farc ‘Sargento Pascuas’, y la imagen se difundió en julio de 2011, un año después de que el Gobierno Nacional anunciara que la recompensa por ‘Caliche’ era de un millón de dólares.

La razón para aumentar la recompensa –que antes no pasaba de $400 millones– fue un hecho específico: la muerte de una patrullera de la Policía de 19 años de edad, que fue asesinada con armas largas mientras regresaba a Piendamó (Cauca). Para esa época, más allá del asesinato, las Fuerzas Militares ya tenían claro ‘Caliche’ seguía creciendo en la jerarquía de las Farc. Y querían, a toda costa, dar con su paradero.

Este miércoles 8 de mayo el CTI de la Fiscalía, con base en exámenes de ADN hechos por Medicina Legal, confirmó el cuerpo que yacía en la sede de la entidad forense en

Bogotá era el de Zambrano Cardozo. Allá había llegado a establecer nuevas estructuras guerrilleras. Era, al fin y al cabo, uno de los hombres de confianza del secretariado, particularmente del hoy negociador en La Habana ‘Pablo Catatumbo’ y, hasta noviembre de 2011, de ‘Alfonso Cano’.

Inteligencia militar tenía claro que fue ‘Caliche’ quien organizó el traslado de ‘Cano’ hacia el Cañón de las Hermosas (Cauca) en 2011, cuando la Fuerza Pública le pisaba los talones. Quería crear una especie de túnel de escape para el número uno de las Farc de la época, pero fue en esa zona, precisamente, donde ‘Cano’ resultó abatido el 4 de noviembre de 2011.

Era un experto de masas y también bastante cercano de los miembros del secretariado ‘Joaquín Gómez’ y ‘Fabián Ramírez’. La Fuerza Pública tenía claro también su ‘afición’ al uso de armas artesanales, como los tatucos (bombas de fabricación casera). Su cuerpo, al igual de los otros seis guerrilleros que cayeron con él, permanece en Medicina Legal. 

elespectador.com