En Colombia el servicio militar es obligatorio al cumplir 18 añoswww.fuerzasmilitares.org (28JUN2013).- El secretario de Gobierno, Guillermo Alfonso Jaramillo, manifestó la necesidad de erradicar el servicio militar obligatorio para los jóvenes colombianos. Las declaraciones fueron dadas en el Foro Distrital de Objeción de Conciencia y Reclutamiento Ilegal que se llevó a cabo en la Alcaldía Mayor de Bogotá.

El evento, en el cual participó la Personería Distrital, Idipron, la Dirección de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno y los colectivos que trabajan alrededor del tema de la objeción de conciencia en Bogotá, tuvo como principal objetivo reflexionar acerca de este aspecto, que ha sido señalado desde laCorte Constitucional como un derecho fundamental.

Jaramillo señaló enfáticamente que “no debe haber más reclutamiento para aquellos jóvenes que no quieren ir a la guerra. Esa es la objeción de conciencia y por eso respaldamos esta iniciativa, porque la consigna debe ser que el que no quiere ir a la guerra no tiene por qué ir a la guerra”.

Frente a los señalamientos acerca de las denominadas batidas que han sido denunciadas por varias organizaciones de Derechos Humanos, el secretario de Gobierno afirmó que “estamos en total desacuerdo con las retenciones irregulares que se estén realizando en Bogotá o en cualquier parte del país. Es importante que se entienda que no pueden venir a esta ciudad como si fuéramos una recua de animales que pueden subir a un camión y llevarse para que a los dos días, a los jóvenes los tengan sin cabello y con un uniforme militar”.

Jaramillo propuso trabajar alrededor de un proyecto de ley entre todos los jóvenes colombianos para tratar este tema.

“Desde la administración vamos a trabajar para que los jóvenes que no quieran portar un fusil puedan ejercer la objeción de conciencia. Cuando ya no existan ejércitos ni puedan reclutar a nadie y ninguno de nosotros se ofrezca para la guerra, ésta se acaba porque no hay cómo alimentarla”.

Finalmente, recordó su paso por el servicio militar. “Lo hice voluntariamente, nadie me obligó. Pero yo hoy, como se lo dije hace diez años a los comandantes del Ejército, no le entrego un hijo mío a la guerra. Y mis hijos son hijos de la paz.Este gobierno del alcalde Gustavo Petro no quiere la guerra, no la acepta y no le entrega un hijo más al conflicto bélico que han llevado adelante las oligarquías de este país”.

elespectador.com